Cambiar el motor del barco

Autor Diego Yriarte
12/12/2019

Cambiar el motor es una de las decisiones más importante que debemos tomar para nuestro barco. Ya sea por antigüedad o por una avería grave, hay aspectos que no se deben descuidar a la hora de cambiarlo.

  • En la vida del motor de una embarcación llega un momento en el que el daño medioambiental y el coste de las reparaciones hacen insostenible el mantenimiento. Si una avería en el motor es difícil que ocurra estando en la amarra, es mucho más posible que ocurra cuando le exigimos potencia y necesitamos de él, por ejemplo en las vacaciones.
  • Hay que considerar las mejoras en la navegación con un motor nuevo: será más fiable, recuperará o incluso mejorará la capacidad de aceleración, tendrá menos vibraciones y será más silencioso. También en el caso de haber hecho un buen mantenimiento del motor, sólo por conciencia medioambiental está bien plantearse un cambio. 

motor-del-barco

¿Qué motor elijo?

Los motores nuevos son, evidentemente, mucho más eficientes tanto en el consumo como en la liberación de gases. La inversión en I+D de los fabricantes ha propiciado una evolución muy rápida, casi una carrera para ver quién contamina menos. Este aspecto es actualmente el argumento clave del marketing de los fabricantes y, aunque ha habido cambios importantes aún falta mucho camino por recorrer. Según el tipo de embarcación sería interesante considerar una motorización híbrida o 100% eléctrica. Marcas como Volvo en colaboración con el astillero Fountaine Pajot ensayan con motores eléctricos, principalmente en la interfaz que permite controlar consumo y carga, conceptos que cambiarán nuestra forma de navegar.

Más información: Barcos eléctricos

¿Por dónde empezar?

Si hacemos una planificación correcta a la hora de cambiar el motor, ahorraremos tiempo y dinero. Cuando un motor lleva un número elevado de horas de uso y de reparaciones de pequeña escala es muy probable que en algún momento llegará una rotura de mayor envergadura en la que el coste de la reparación será más elevado. Si a esto le sumamos un mayor consumo de combustible y aceite, es posible que ya hayamos perdido dinero y contaminado en exceso.

El nuevo motor

En primer lugar tenemos que escoger el futuro motor y para ello debemos tomar las medidas físicas: ancho, largo, alto y las de su emplazamiento y así evitar hacer una intervención mayor en la cámara de motor. Cómo es lógico, cada diseño de barco, sobre todo en su obra viva, cuenta con especificaciones en cuanto a tamaño, peso y potencia. En barcos de desplazamiento, que no planean, la velocidad está determinada por la eslora y no podremos superarla por más que aumentemos la potencia del motor. Antes de decidir aumentar la potencia del futuro motor es necesario consultar los planos originales y ver qué rango de potencia admite. En algunos casos es un buen momento para ganar potencia considerando que los motores actuales son más pequeños; por lo que, a igual tamaño, podríamos darle de comer a algunos caballos más, siempre dentro de las especificaciones técnicas del diseño y construcción del barco.

La instalación paso a paso

Es muy importante que nos informemos muy bien antes del cambio, tanto por la decisión como por los aspectos técnicos, recambios, etc. No es una tarea que podamos realizar con nuestras propias manos; de hecho, hacen falta herramientas y experiencia muy específicas, por lo tanto será fundamental informarnos para poder transmitir nuestras necesidades a las personas técnicas que se encargarán del trabajo. 

Un motor mal instalado podría ocasionar graves perjuicios. Imaginamos qué podría ocurrir si la alineación entre motor y eje no es la correcta… la vibración producida, en el mejor de los casos, haría la navegación incómoda, pero podría hasta ocasionar una vía de agua. Además, las diferencias entre motores antiguos y actuales en lo que respecta a instalación de tubo de escape, elementos eléctricos, etc. hace que las modificaciones sean casi siempre necesarias. Lógicamente, si no cambiamos de marca y características, las diferentes partes que es necesario conectar se encuentran en la misma posición. 

También es un buen momento para controlar el estado de la bocina y cambiar la estopada y grasa del prensa estopa para evitar filtración de agua. Está claro que según el tipo de barco y de motor (interno, dentro-fuera borda, transmisión por eje o sail-drive) habrá que hacer unas modificaciones u otras, pero en todos los casos la precisión es fundamental. 

Primero se debe instalar el motor sobre la bancada con los correspondientes silentblocks, para luego acometer la tarea de mayor precisión, el alineado de motor y eje. Luego se instalará la alimentación eléctrica, el cable de masa y los cables del alternador, para después pasar al suministro de agua para la bomba de refrigeración y el sistema de escape. Al instalar el cable del cambio en el inversor es necesario regularlo para que entren correctamente las marchas avante y atrás, también es un buen momento para colocar el aceite de la reductora.

Más información:

Mantenimiento del motor: cambio de aceite y filtro

Mantenimiento del motor: cambio de líquido refrigerante y protección anticorrosión

Ruidos y vibraciones en el barco

ruidos-y-vibraciones-en-el-barco-3 Una correcta instalación del motor no sólo servirá para el buen funcionamiento sino que también para minimizar vibraciones y evitar otro tipo de incidencias. Foto: Jordi Maseras.

Conexiones

Por lo general, el motor tendrá un nuevo cuadro de instrumentos que habrá que instalar y aislar correctamente si está en el exterior, como en un velero. También habrá que conectar la alimentación de combustible y es un buen momento para cambiar el pre-filtro, e incluso poner uno doble, si es que no lo había, para asegurarnos de la limpieza del gasoil suministrado. Después de poner el anticongelante en el circuito de refrigeración, pondremos el aceite, teniendo en cuenta que, si el motor tiene inclinación, será necesario llevar el nivel al máximo. 

Testar la instalación

Ha llegado el momento de poner el motor en marcha para luego pararlo y volver a revisar el nivel del aceite, porque es muy posible que al repartirse en los diferentes circuitos sea necesario agregar más.

¿Cuál es el mejor momento del año para cambiar el motor?

Está claro que el cambio de motor no es una tarea sencilla, pero si también queremos aprovechar para hacer otras modificaciones y mejoras en el barco, lo ideal sería hacerlo una vez acabadas las vacaciones. De todas formas, es importante planificarlo con tiempo para asegurarnos de encontrar los mejores profesionales para realizar el trabajo y también la disponibilidad en el varadero si fuera necesario.

¿Qué trámites hay que hacer para un motor nuevo?

En el caso de los motores fueraborda no es necesario hacer ningún trámite, pero para el resto se necesita hacer un trámite en Capitanía, para dar de baja el motor anterior y de alta el motor nuevo. No es algo complicado y es posible hacerlo a través de una gestoría o de la misma empresa de mecánica que se encargue del cambio del motor.

¡Por fin en marcha!

No basta con poner en marcha y ya… las primeras horas de funcionamiento debemos controlar y registrar la temperatura, luego pasadas 30 horas llega la primera revisión y puesta a punto y el cambio de filtro de aceite, debido a que los motores nuevos en sus primeras horas de rodaje desprenden micro-partículas metálicas que son arrastradas por el aceite hasta el filtro. 

Ahora sí, ¡a disfrutar al máximo de nuestra buena elección!