Cerrar la venta de un barco

Autor Maria José Lemos
28/09/2018

Cerrar la venta de un barco no tiene que ser un dolor de cabeza. En esta guía te ayudamos con los últimos pasos del proceso para finalizar el trato de forma rápida y sencilla.

Si ya estás pensando en cerrar la venta de tu barco es porque has logrado lo más difícil: encontrar un comprador. Si tienes toda la documentación en orden y has acordado precio y forma de pago ya solo te faltan los últimos detalles. Sin embargo, esta fase también puede generar algunos problemas y lo mejor es preparar todo con antelación para que no haya contratiempos.

En la fase final de la venta es importante mantener la confianza del comprador con respecto a tus intenciones, tu seriedad y al estado del barco. Esto no significa que hay que facilitar la transacción, pero sí ser muy claro y mostrarte disponible para aclarar todas las dudas. Procura mantener una buena relación hasta el final del proceso cuando recibirás la totalidad del precio acordado y entregarás el barco al comprador.

cierre-venta
Para finalizar correctamente el proceso de venta de un barco, es importante ganarse la confianza del comprador desde el principio.

Uno de los pasos más importantes para cerrar la venta del barco es tener una carpeta con toda la documentación que vas a necesitar en el momento de tramitar el cambio de propiedad. Asegúrate de tenerlo todo listo:

  • Hoja de asiento (emitida por Capitanía Marítima)
  • Marcado CE y/o Certificado de Navegabilidad
  • Licencia de Navegación o rol de despacho y dotación e Informe de la Inspección Técnica de Buques (ITB)
  • Certificado de idoneidad de la instalación de equipos radioeléctricos
  • Solicitud de Autorización de instalación y/o desmontaje de equipos radioeléctricos
  • Facturas de los equipos, motores, auxiliar
  • Copia de tu DNI y permiso de circulación del remolque, si es el caso
  • Manual del propietario y otros manuales del equipo a bordo

El contrato de compraventa

Acordar la venta de tu barco mediante un contrato no es obligatorio, sin embargo, es una buena manera de formalizar y acreditar la venta. Tu mismo puedes redactar el contrato basándote en algún modelo que puedes descargar de Internet. En la web de ANEN puedes encontrar un contrato de compra-venta de embarcaciones de segunda mano genérico y adaptarlo a tus necesidades. En algunos casos, puede que merezca la pena consultar un abogado con experiencia en compraventa de embarcaciones usadas que pueda aconsejarte según el tipo de barco, la eslora etc.

Las cláusulas del contrato deberán ser acordadas por ambas partes así que, si redactas tu el contrato, presenta primero un borrador y recoge las aportaciones del comprador. El contrato define el precio y la forma de pago, el objeto de la venta y suele tener un adjunto con un listado de todos los equipos y accesorios incluidos en el precio. También especifica algunas condiciones como la fecha de pago, la realización de una prueba de navegación satisfactoria y que el precio final se confirmará o ajustará después de un peritaje. Si se trata de un barco con motor fueraborda, deberás preparar otro documento para el motor ya que legalmente son ventas independientes.

Lo ideal es que durante las charlas y las visitas del comprador al barco hayas tenido la oportunidad de informarle del estado del barco y de todos los problemas que pueda tener. Es mejor ser honesto y hablar abiertamente de alguna avería o desperfecto que intentar que pasen desapercibidos ya que solo lograrás disminuir la confianza y quizás poner la venta en riesgo.También es importante que el barco esté libre de cargas; una vez más evitarás retrasos en el momento de tramitar el cambio de propiedad.

El contrato se tendrá que firmar en dos copias y cada una de las partes se quedará con una copia en la que debe aparecer el lugar y la fecha de su firma. Los pagos, por cuestiones de seguridad, se deben procesar mediante transferencia bancaria. Además, la venta deberá ser reflejada en tu declaración de la renta con base en el importe que figura en el contrato.

Prueba de navegación y peritaje

Si durante la prueba de navegación y el peritaje y no surgen problemas adicionales, el precio se mantiene vigente y la venta puede seguir su curso como acordado. Si has realizado un peritaje preventa, ten a mano el informe de tu perito para contrastarlo con las conclusiones del segundo peritaje y valorar la seriedad de los problemas detectados.

Si se detectan problemas importantes –generalmente algún defecto cuyo arreglo costaría más de 10 por ciento del valor del barco– puedes acordar un ajuste de precio que permita cubrir las reparaciones necesarias o hacerlas tu mismo para entregar el barco en las mejores condiciones manteniendo el precio acordado. Si en cambio las reparaciones son más considerables, puedes proponer que tanto tú como el comprador paguéis los costes en partes a acordar.

Lo ideal es no volver al punto de partida y tener que buscar un nuevo comprador, pero si no encuentras una solución entonces tendrás de devolver el depósito y terminar la operación. En este caso no te desanimes, contacta otro de los interesados en tu barco e infórmalo de que el barco sigue disponible.

Más información sobre:

La prueba de navegación

Peritaje e inspección pre-compra

Prueba Nuva MS6
Si durante la prueba de navegación no surgen problemas adicionales, la venta puede seguir su curso como acordado.

Transferencia de propiedad

El comprador suele ser el responsable de los gastos asociados a la venta y es normal entregarle toda la documentación original del barco y los demás documentos para que pueda tramitar la transferencia de propiedad dentro de los plazos establecidos por la ley. Verifica que la transferencia de propiedad se haya tramitado correctamente y que efectivamente el comprador es el nuevo propietario del barco. Deberás cancelar el seguro del barco y los anuncios en los portales de compra-venta de barcos. Confirma que el pago se ha realizado correctamente antes de entregar el barco al nuevo propietario, sin excepciones.

Protección legal del comprador

El comprador del barco está protegido tanto por el Código Civil como por la Ley General para la defensa de los consumidores. El Código Civil establece el derecho al saneamiento por evicción, es decir, el comprador será indemnizado si se prueba mediante sentencia firme que el vendedor no era el propietario del barco; y saneamiento por o gravámenes ocultos, que hacen la embarcación impropia para el uso por defectos ocultados durante el proceso de venta, de tal forma que, de haberlos conocido, el comprado no la habría adquirido o habría ofrecido menos por ella. Al consumidor se le dan varias opciones cuando exija saneamiento; es decir, cuando el barco no esté conforme con lo estipulado en el contrato, en la práctica: reparación del barco, rebaja del precio o resolución del contrato.

La ley establece un plazo, a partir de la fecha de compra, para que el comprador pueda hacer uso del derecho de saneamiento. Tratándose de un barco de segunda mano, el comprador y el vendedor podrán pactar un periodo que no podrá ser inferior a un año desde la entrega.

Se establece una presunción de que las faltas de conformidad que se manifiesten en los primeros seis meses existían ya cuando el barco se entregó. La acción legal prescribirá a los tres años desde la entrega del barco. El comprador deberá informar al vendedor de la falta de conformidad en el plazo de dos meses desde que tuvo conocimiento de ella.

Y como es lógico, la ley de defensa de los consumidores define la nulidad de las cláusulas contractuales que excluyan o limiten los derechos establecidos en la ley