Cómo elegir un barco a motor

Autor Maria José Lemos
05/06/2019

Los barcos a motor tienen tantas ventajas que convencen a la gran mayoría de los aficionados a la náutica en España, constituyendo más del 90% de nuestra flota de barcos de recreo. Si tu prioridad es la velocidad y la practicidad, esta es también tu mejor elección.

  • A pesar de todas las virtudes que suponen un barco a motor, debes considerar una serie de aspectos para escoger el que mejor se adapte a tus necesidades.
  • Existen muchos tipos de barcos a motor distintos. Lo primero que debes decidir es si lo quieres nuevo o de segunda mano y, después, escoger el mejor tipo de embarcación para ti.

Barcos a motor Existen muchos tipos de barcos a motor y ventajas distintas con cada uno de ellos.

Son muchas las ventajas de tener un barco a motor: un asiento cómodo junto a un volante y un salpicadero intuitivos, un motor intra o fueraborda fáciles de manejar y, sobre todo, una gran amplitud y comodidad. A pesar de sus virtudes, debes valorar algunas reglas básicas a la hora de comprar un barco: no busques una eslora mucho más grande de la que necesitas. Cuanto más grande y más equipado, más peso tendrá el barco y más potencia necesitará para navegar, lo que implica mayores gastos. En cualquier coso, dedica el tiempo suficiente a decidir qué tipo de barco se adapta mejor a tus necesidades.

Barco nuevo o barco de segunda mano

La primera decisión que debes tomar es si quieres un barco nuevo, o bien, uno de segunda mano. Algunas de las ventajas que tendrás al escoger un barco nuevo son semejantes a las de elegir un coche nuevo. Podrás optar por una serie de elementos y equipos completamente a tu gusto y de acuerdo con tus necesidades. También tendrás la garantía que puede ofrecerte el constructor por si hay algún problema. Sin embargo, deberás pagar una señal al hacer el pedido del barco y esperar, en algunos casos, bastantes meses hasta que esté listo para la entrega. Si ya tienes o dispones de un barco, puede que estos meses de espera no sean un problema, pero sino, quizás un barco de segunda mano sea la mejor elección, ya que la transacción es inmediata.

Las ventajas de elegir un barco de segunda mano también son muy obvias: puedes encontrar un barco bien equipado y más sofisticado por un precio más asequible que si fuera nuevo. No te afectará la depreciación máxima que ocurre en los primeros años, al contrario, te beneficiarás de ella. Además, la cantidad de ofertas que existen en este mercado puede hacer que el vendedor se sienta presionado y, por lo tanto, que acceda fácilmente a una negociación en el precio e incluso obtener algunos extras.

Elegir el barco a motor que mejor se adapte a ti

Existen muchos tipos de barcos a motor en el mercado, así que tienes mucho dónde elegir. Solo con mirar un par de portales de compra-venta de barcos como CosasDeBarcos o YachtWorld te puedes hacer una idea de la cantidad de opciones que tienes a tu disposición; son más de 40.000. Además de una gran variedad de tipos de casco, también encontrarás distintos materiales de construcción y muchas opciones de propulsión y potencia. Antes de ponerte a buscar, debes decidir cuál es el tipo de barco que más se adapta a tus necesidades, presupuesto y objetivos. Conocer los tipos de barco más comunes y entender sus particularidades y diferencias es el paso siguiente.

A continuación vamos a presentar seis tipos de barcos a motor típicos en España y por orden de precio (de más barato a más caro):

    1. Lancha neumática
    2. Lancha semirrígida
    3. Lancha de proa abierta
    4. Consola central
    5. Crucero deportivo y crucero familiar
    6. Barcos de pesca deportiva

Lancha neumática: portabilidad asequible

Las lanchas neumáticas se construyen en tejido de PVC o Hypalon. El PVC es más liviano, práctico y más conveniente si vas a plegar tu barco regularmente para guardarlo. El Hypalon es más resistente, duradero y la opción ideal si vas a dejar tu barco expuesto a los elementos por largos períodos, principalmente al sol.

Las neumáticas suelen dividirse en dos tipos: suelo hinchable y suelo rígido. Si buscas un barco ligero, una navegación cómoda para los pasajeros, suavidad y sencillez en el montaje, el suelo hinchable con aire a presión es ideal, aunque el suelo rígido es una mejor apuesta si lo que se buscas es una mayor velocidad, estabilidad, rigidez estructural y un uso más eficiente de la energía. Deberás también elegir los extras adecuados a tu programa de navegación: asientos, cofres, funda, bolsa de transporte, kit de reparación, etc. Todo esto tendrá impacto en tu presupuesto. Asegúrate de que tienes un sitio accesible para guardar tu barco para poder sacarlo y usarlo fácilmente. Lo mismo para su motor fueraborda.

yamaha-yam-320-b-59874010162655695753565554654566x No todos los barcos ofrecen esta posibilidad: si no vas a usar mucho tu neumática, elige una que sea fácil de plegar y guardar. Foto: Yam.

Lancha semirrígida: rápida y práctica

La lancha semirrígida o gomona tiene el casco duro, también llamado quilla, y elementos inflables en los lados. Estos elementos inflables, aunque sean flotadores, funcionan más como si fueran cascos exteriores y, sobre todo, como amortiguadores. Aunque al inicio se popularizó como eficiente barco militar y de trabajo, su potencia, estabilidad, cubierta abierta y adaptabilidad se han impuesto en el mercado de la náutica de recreo y es uno de los segmentos que más crece. Es un tipo de barco asequible, pero hoy en día encontramos también una nueva generación de semirrígidas donde la elegancia de las líneas y la potencia las hacen particularmente atractivas como auxiliares de superyates y también como confortables cruceros de día o incluso de fin de semana.

La eslora, el precio y el uso que quieres dar a tu barco son clave para tomar una buena decisión. Ten en cuenta que las lanchas de esloras de hasta los seis metros no requieren titulación alguna y son remolcables, así que, después de las neumáticas, esta puede ser una de las opciones más económicas del mercado, principalmente si te vale una semirrígida básica. En este caso, puedes usar los flotadores como asiento y controlar el motor a mano. Con un poco más de presupuesto puedes ganar más comodidad con una semirrígida tradicional de consola central, con su timonera, salpicadero e instrumentos, parabrisas y por supuesto, asientos.

Las semirrígidas son muy versátiles y podrás elegir entre una gran cantidad de extras para configurar y personalizar tu barco de acuerdo con tu estilo de vida. Si lo que te gusta es pescar, bucear o transportar objetos hasta una playa, una semirrígida con la cubierta abierta será una buena opción. En cambio, si deseas pasar algún tiempo a bordo con la familia y disfrutar del sol durante un crucero te será útil tener más asientos y un baño.   

Si buscas tu semirrígida en el mercado de segunda mano, ten cuidado con el estado de conservación de los flotadores. La mayor parte son de PVC y se degradan bastante con el tiempo. El Hypalon es un material más moderno y resistente, pero también más caro.

saver-mg-698-62287030180269555649685370684548x Una semirrígida con consola y su quilla; en el doble fondo también se sitúa el depósito de combustible. Foto: Saber MG.

Lancha de proa abierta: cuando el protagonista es el sol

Las lanchas de proa abierta son barcos pequeños con una bañera relativamente ancha donde predominan los asientos y el puesto de mando, normalmente protegido por un parabrisas que se puede abrir para acceder a una proa abierta y profunda con asientos que también se suelen poder transformar en solarium. También pueden tener una plataforma de baño y solarium en popa. Es un barco para pasar el día a bordo y regresar a puerto al final de la tarde, ya que no dispone de cabina. Las encontramos con motores intra y fueraborda y son muy prácticas y fáciles de manejar. Hay modelos con los francobordos bastante elevados, lo que es una buena opción si vas a navegar con niños a bordo.

Así que si lo que deseas es espacio para relajarte en la proa y un barco compacto para disfrutar del sol y de la compañía de la familia y amigos, una lancha de proa abierta es el barco rápido, práctico y cómodo por excelencia. Siempre puedes adaptar un toldo que te proteja en los días más calurosos o durante el fondeo. Este tipo de lancha también te puede servir para pescar de vez en cuando desde la popa o proa y existen algunas marcas que ofrecen la opción de instalar asientos elevados para pescar más cómodamente.

Si además buscas un barco que se adapte bien a los deportes acuáticos, lo ideal es mirar lanchas con motores intraborda potentes, más asientos en la bañera, torres de wakeboard, ajuste de aceleración automático y dispositivos para ajustar la estela, como tanques de lastre y aletas.

open Esta es una lancha de proa abierta típica, equipada con todo lo necesario para que disfrutes de un día al sol. Foto: Open.

Consola central: espacio y versatilidad

Si necesitas versatilidad y confort, quizás prefieras una cubierta más despejada con menos elementos fijos y con una disposición flexible; una lancha de consola central en la que puedas moverte con más facilidad alrededor de toda la embarcación es una buena opción. Los barcos con consola central te permiten pescar más cómodamente y se adaptan también al esquí acuático. Puedes personalizarlo de acuerdo con tus necesidades. Algunas marcas incluso te permiten tener muebles de quita y pon, y en algunos casos puedes añadir un baño en la consola.

Estas lanchas son muy marineras y fáciles de manejar. También existen opciones con solarium en proa que suelen tener por debajo un camarote con acceso desde la consola, WC, un par de literas o litera doble y espacio para almacenar todo tipo de cosas, como colchonetas, toldo y ropas. Si te quedas con una embarcación de menos de seis metros de eslora -y existen muchas lanchas con estas características en el mercado- podrás transportarla en un remolque, ahorrar el coste del amarre y no necesitarás título para manejarla. Las lanchas con francobordos más elevados son mejores para planes familiares, ya que todos los tripulantes quedan bien protegidos y a resguardo de las salpicaduras.

7-elegir-barco-a-motor-consola-central-bosotn-whaler Un pequeño barco a motor de consola central nos permite disfrutar de bastante espacio en la cubierta. Foto: Boston Whaler

Crucero deportivo y crucero familiar: El confort de una cabina y más

¿Velocidad o comodidad? Podemos decir que existen dos tipos de crucero: las lanchas pequeñas, deportivas con una cabina en la proa, también llamada ‘cuddy’ y los cruceros familiares, más espaciosos, donde el énfasis está en la acomodación confortable de los pasajeros y menos en el rendimiento. En cualquiera de los casos, una hélice de proa y algunos flaps ayudarán a que la navegación se haga de forma más fácil, más seca y más cómoda, particularmente cuando sopla el viento. Piensa en el tipo de navegación que pretendes hacer y en el uso que le vas a dar a tu crucero: ¿fines de semana o vacaciones a bordo? ¿Con tu pareja o con familia y amigos? ¿Te gusta cocinar?

Los cruceros familiares existen en multitud de esloras y disposiciones y es donde encontrarás más enfoque del diseño para hacerte sentir como en casa.  

Los muebles y sofás convertibles bajo cubierta y en la cubierta te ayudarán a aumentar el número de literas. La ubicación de la cocina también es importante: ¿quieres la cocina arriba (y ganar espacio de acomodación) o abajo (para disponer de más espacio al sol)? Busca disposiciones que privilegien la luminosidad con ventanas correderas para mantener el barco bien iluminado y ventilado. Y ten en cuenta tu privacidad y la de tus invitados: ¿cuántos baños necesitas?

Si buscas tu primer barco en este segmento, un crucero de 30 pies de segunda mano que sea manejable y eficiente es un buen punto de partida, aunque te puedas permitir algo más grande y costoso. Después de disfrutarlo durante una temporada, seguramente estarás en mejor posición no solo para navegar con más confianza, también para decidir qué tamaño y tipo de barco se adapta mejor a tus necesidades.

cruiser-azimut-atlantis-43 Embarcación de crucero, ideal para hacer viajes largos. Foto: Azimut.

Barcos de pesca deportiva: Sorprendente versatilidad

Si te gusta pescar, pero no quieres el compromiso de tener un barco grande y tus programas de ocio requieren versatilidad, una de las opciones que debes considerar es un barco de pesca deportiva práctico, estilo walkaround o un pesca-paseo, con espacio para una cabina pequeña bajo cubierta y bastante potencia para practicar deportes acuáticos. Tendrás a tu disposición una lancha que  te ofrece un poco de todo para que puedas aprender lo que necesitas saber, pero sin pasarte de presupuesto.

Si tu deseo de pescar va en serio y has tenido ya algunas excursiones con amigos que te hacen creer que tu relación con este deporte va a ser duradera y quieres pasar una o más noches a bordo, tienes una gran cantidad de barcos de pesca deportiva en el mercado con muchas comodidades. Sus características están pensadas para que sean estables, seguros y amplios. El objetivo de estos barcos es ayudarte a pasar largas horas a bordo enfocado en lo que realmente te gusta, pero sin olvidar tus acompañantes. Este tipo de barco cabinado te da la opción de seguir pescando en invierno. Con un poco más de eslora podrás tener la compañía de tu família en divertidos cruceros de fin de semana, o incluso en tus vacaciones, donde todos estarán a gusto ya que podrán disfrutar de plataforma de baño, solarium, cómoda dinette y cocina, e interior luminoso y confortable.

4-elegir-barco-motor-pesca-boston-whaler Si tienes ganas de pescar, hay barcos de pesca muy atractivos que te dan mucha versatilidad. Foto: Boston Whaler

Truco: Alquila diferentes tipos de barcos para conocerlos y descubrir cuál es el que más se ajusta a tus necesidades. Si después de mirar opciones y pensartelo bien no te sientes seguro de cuál es el mejor barco para ti, tómatelo con calma y dedica tus puentes o parte de tus vacaciones a probar un poco de todo. Alquila dos o tres barcos de diferentes tipos y pruébalos para ver cuál te parece más adecuado. De esta forma podrás experimentar varias actividades y decidir cuáles te gustan más. Seguro que pasada una temporada sabrás exactamente qué te gusta hacer a bordo y cuales son las características fundamentales de las que no quieres prescindir. También sabrás reconocer lo que no vas a necesitar.