Comprar un barco de segunda mano

Autor Maria José Lemos
19/12/2019

Antes de comprar un barco de ocasión, es importante hacer una serie de consideraciones e invertir un poco de tiempo para quedar satisfecho como si hubieras comprado un barco nuevo. 

comprar-un-barco-de-ocasion

10 sencillos pasos que te ayudarán en la compra de un barco de segunda mano:

  1. El programa de navegación
  2. La ayuda de un bróker
  3. Las características del barco
  4. Las primeras impresiones
  5. El listado de barcos finalistas
  6. La visita al barco
  7. La estructura del barco
  8. La prueba de navegación
  9. La documentación del barco
  10. Sentido común

Las ventajas de comprar un barco de segunda mano son muy claras: por un lado, tu presupuesto te va a permitir comprar un barco de mayor eslora o de un astillero de más reputación que si optaras por un barco nuevo; por el otro, el barco que vas a elegir ya estará disponible en el mercado, por lo tanto no tendrás que esperar semanas (o meses) para que se te entregue.

La compra de un barco de ocasión se ha vuelto cada vez más sencilla gracias a los portales especializados que acercan vendedores y compradores en un instante. Sin embargo, lo más importante, como en cualquier compra de este tipo, es no tomar decisiones precipitadas y también tener cuidado con los fraudes online.

En CosasDeBarcos puedes realizar tus búsquedas centrándote exclusivamente en barcos de segunda mano, filtrando por marca y modelo, por eslora, precio, año de construcción, entre otros criterios, que te permitirán obtener un listado de embarcaciones que se ajustan a tus necesidades. Es muy importante que tengas claro tanto estos criterios, como las características del barco que te permitirán navegar como deseas.

1. El programa de navegación

Lo primero que debes tener claro es cómo vas a utilizar tu barco. No es lo mismo practicar deportes náuticos o ser aficionado a la pesca de altura. Tampoco es lo mismo navegar cerca de la costa y de cala en cala o hacer largas travesías. Obviamente hay tipos de barcos que te permiten hacer todo esto y más. Pero tanta versatilidad tiene su precio así que, si tu presupuesto no es ilimitado, debes acotar tus prioridades para que tu barco se ajuste bien a tu programa de navegación principal. De este modo, no pagarás por características que no vas a disfrutar o que no son esenciales para ti.

2. La ayuda de un bróker

Si no tienes mucha experiencia, no conoces bien el mercado o quieres más tranquilidad durante todo el proceso de compra, lo más razonable es que hables con un profesional de venta de barcos de segunda mano: un bróker náutico. El bróker está acostumbrado a escuchar los deseos de sus clientes y sabrá interpretar tanto lo que quieres como lo que no quieres para sugerirte barcos de ocasión que puedan adaptarse a tus necesidades y ayudarte a cerrar una compra exitosa.

3. Las características del barco

El tamaño del depósito de combustible y el consumo de los motores son muy importantes si lo tuyo es la navegación de altura y las largas travesías, ya que esto determinará la autonomía de tu barco. También es importante estimar el consumo de agua para determinar más o menos el tamaño del depósito de agua potable que vas a necesitar y el consumo de energía que los equipos van a generar. En el caso de un programa de navegación de larga distancia, tu barco deberá estar equipado para ser seguro y confortable.

Este tipo de razonamiento se aplica a cualquier tipo de barco y programa de navegación. Es importante que hagas primero unos cálculos para no quedarte corto ni pasarte de presupuesto y después elaborar un listado de características y equipos imprescindibles en tu barco ideal. Sepáralas en dos columnas, una para los elementos necesarios y otra para todo lo extras. Por ejemplo, si necesitas cierta cantidad de agua potable puedes poner en tu listado el tamaño de depósito ideal y también la posibilidad de instalar una potabilizadora. Si te dedicas a los deportes náuticos, entonces tus requisitos pueden centrarse en tener espacio a bordo para tablas y accesorios, velocidad, aceleración, potencia, etc. Con tu listado de requisitos podrás evaluar mejor las opciones en el mercado y además organizar el resultado de tus búsquedas en un ranking.

4. Las primeras impresiones

La primera impresión cuenta mucho cuando ves el barco por primera vez. Cuando mires las fotos de los anuncios de los barcos que te interesan, céntrate en los que tienen fotos del barco efectivamente en venta y no fotos de astillero o de cuando el barco era nuevo. Fíjate bien en las fotos: ¿el barco está ordenado? ¿Tiene los equipos esenciales? ¿Hay espacio suficiente en la bañera? ¿Crees que la disposición de las cabinas permite la privacidad que deseas? ¿Te parece limpio? No pierdas tiempo con barcos que no cumplan tus requisitos, sigue buscando y no dudes en eliminar opciones. Y recuerda: un barco con buen aspecto seguramente tiene más probabilidades de estar en buenas condiciones estructurales que uno que parece llevar algún tiempo abandonado.

barcos en el puerto La primera impresión cuenta mucho cuando ves el barco por primera vez, tanto en foto como en la visita

5. El listado de barcos finalistas

Después de haber buscado, mirado y elegido unos barcos que se adaptan a tu presupuesto y necesidades, habrás hecho también algunas llamadas para comprobar detalles y obtener más información de los armadores o brókeres. Estas llamadas o emails te servirán para conocer mejor cada uno de los barcos que te interesan y, finalmente, descartar los que no van a cumplir con los criterios esenciales. Con la información que has obtenido de cada uno de los barcos, elabora un listado de los ‘finalistas’, que puede ir de tres a cinco. Estos son que los deberías visitar y, si todo va bien, uno de ellos acabará siendo tu barco.

6. La visita al barco

Cuando llegue el momento de visitar los barcos finalistas, lo ideal es que te acompañe un experto o alguien de confianza que entienda del tema un poco más que tú. Mientras estarás hablando con el vendedor, tu acompañante podrá ir mirando el barco y fijarse en detalles que quizás tú solo no vas a poder mirar por falta de tiempo. Es importante durante la visita sacar fotos y tomar notas para elaborar un listado de puntos fuertes y débiles del barco visitado.

7. La estructura del barco

No todos tienen la capacidad de identificar problemas estructurales en una embarcación y lo ideal, como es lógico, es que se ocupe un profesional. Sin embargo, en una primera visita hay algunos puntos clave en los que debes fijarte y que después, si es el caso, podrán ser evaluados por un perito.

Exterior e interior

En el exterior, verifica si el gelcoat tiene daños, grietas o si el casco parece haber sido pintado hace poco, porque puede significar que se ha intentado tapar algún defecto grave. Observa la cubierta detenidamente para identificar posibles grietas o vías de agua, sobre todo en las juntas y uniones de materiales, en la base de los herrajes, etc. Mira si hay señales de exceso de esfuerzo, deformaciones (en el aparejo por ejemplo, si es un velero). Si algo te parece extraño, pregunta qué ha pasado. La forma de contestar del armador te podrá dar pistas sobre la gravedad del problema, si se trata de algo recurrente o es el resultado de un episodio aislado.

Revisa la sentina: lo ideal es que esté limpia y que no encuentres ni agua ni aceite. Comprueba que la bomba de achique funciona bien y repasa los grifos de fondo, tanto su funcionamiento como su estado. La grilla es otro elemento clave de la solidez estructural, verifica que no hay grietas ni daños en el laminado.

Otros elementos que te pueden dar señales positivas o negativas sobre la estructura del barco son los armarios y las puertas: si abren y cierran bien, es un punto a favor. Verifica también los mamparos y, si puedes, mira si hay defectos en las uniones con el casco. El estado de las maderas en general también nos dice mucho sobre el cuidado que el barco ha recibido a lo largo del tiempo. Maderas hinchadas, presencia de cristales de sal y otros desperfectos deben ser averiguados.

Minorchino 42 Sasga Yacht En la primera visita, hay que fijarse atentamente en los posibles problemas estructurales del barco. Foto: Diego Yriarte.

Instalación eléctrica

La instalación eléctrica es muy importante, sobre todo en un barco de crucero. La relación de amperios y consumo te dará una idea aproximada de la autonomía eléctrica del barco. Habla con el propietario para saber si es suficiente o si te recomienda hacer algún cambio que se adapte mejor a tus necesidades. Verifica si el banco de baterías está ordenado y limpio, sin sulfato en los bornes y en las conexiones. Asegúrate también que todo el cableado está en buen estado, bien protegido, organizado e identificado.

Motor, equipos, mantenimiento, documentación

El motor del barco debe haber pasado por sus revisiones periódicas así que un propietario ordenado lo tendrá todo anotado en el libro de mantenimiento. Es importante mirar la sala de máquinas, comprobar las horas de funcionamiento del motor o motores, revisar correas, niveles y filtros de combustible, así como generador, desalinizadora, aire acondicionado, hidráulica, bombas, instalación de gas, etc. Tienes que asegurarte que todos los equipos a bordo estén funcionando correctamente, pero si hay algún problema toma nota, ya que podrás usarlo para negociar mejores condiciones o precio. Comprueba que todos los equipos de seguridad están acordes al tipo de barco y zona de navegación y en buenas condiciones. Comprueba también la electrónica: radar, GPS, sonda, plotter. La cocina también requiere atención: nevera, fogón, microondas, luces, extractor. Piensa bien en los equipos electrónicos o eléctricos que vas a usar o quieres quedarte y puedes proponerle al propietario si se puede quedar lo que no vas a usar y que te rebaje el precio.

Si se trata de un velero, verifica que la orza se encuentra en buenas condiciones sobre todo en la unión con el casco. También hay que mirar detenidamente el timón, si está bien alineado y si funciona correctamente. Hélices, pasacascos, ánodos de sacrificio, todo esto debe ser comprobado atentamente.

8. La prueba de navegación

El barco atracado te permite hacer muchas comprobaciones, pero si estás satisfecho y quieres seguir adelante con la compra, es fundamental hacer una prueba de navegación. En este caso, hay que comprobar algunas cosas que ya has probado en puerto, por ejemplo, que las puertas, cajones, etc. se sigan abriendo y cerrando bien.

Si no eres un navegante muy experimentado, es aconsejable que te acompañe alguien que te pueda asesorar y ayudarte a interpretar las señales de un barco en movimiento: el arranque del motor, las vibraciones, el humo de los escapes. Dale marcha y realiza las maniobras en distintas condiciones para sentirle el pulso. Si es un velero, pruébalo con tiempo y si es posible en distintas condiciones, con más y menos viento. Registra las revoluciones y las velocidades y verifica si corresponden a las especificadas por el fabricante del motor. Pruébalo también en marcha atrás. Mira los relojes y los instrumentos de navegación para asegurarte que todo funcione correctamente. Y recuerda observar cómo se comporta el barco en las maniobras de puerto. También debes sentir el barco en fondeo, por ejemplo, si quieres pescar o vas a pasar algunas tardes con la familia disfrutando del sol: es importante saber si el barco tiene buena estabilidad.

9. La documentación del barco

Es normal que el armador tenga su cuaderno de bitácora con información sobre el mantenimiento y las mejoras que ha hecho en el barco, además de las facturas de las revisiones y reparaciones, la última ITB pasada, el certificado de navegabilidad y la vigencia: todo esto es de gran ayuda para conocer mejor el barco y el cuidado puesto en su mantenimiento. Pregunta también si tiene los manuales de instrucciones de los equipos del barco, te serán muy útiles.

Más información: Documentación e impuestos en la compra de un barco

10. Sentido común

Si tienes tiempo, no dejes de involucrarte personalmente lo que puedas en todo el proceso de compra. Solamente de este modo aprenderás mucho, porque a la hora de comprar un barco hay que tener mucho sentido común para reconocer lo que te conviene. Un desperfecto, un problema con un equipo, es decir todo lo que no sea estructural, se puede arreglar, y no tienes que descartar un barco que te gusta, o una buena oportunidad, por problemas de fácil solución. El barco ideal no existe, siempre tendrás que hacer algunas mejoras, así que lo importante es conocer a fondo el estado del barco que vas a comprar para no tener sorpresas y quedarte dentro de tu presupuesto.