Las partes de un barco

Autor Diego Yriarte
11/04/2019

Babor, estribor, proa, popa… Conocer la terminología náutica es muy importante para entender lo que pasa a bordo de nuestro barco. Vamos a hacer un un repaso de las partes principales de una embarcación y de los términos náuticos comunemente utilizados por los marineros.

partes-de-un-barco Conocer las partes principales de un barco y la terminología náutica es muy importante para entender lo que pasa a bordo.

La gente de mar tiene un vocabulario rico y propio para denominar su día a día y su entorno: la “nomenclatura náutica” es un compendio de palabras que identifican con claridad partes y elementos de un barco y el medio que lo rodea. Babor, estribor, proa, popa y todo un diccionario de palabras de origen remoto que evolucionaron para que las personas a bordo nos entendamos mejor.

Cada parte o pieza de un barco tiene su denominación, clara, difícil de confundir y que combinadas entre sí son inequívocas. La razón es muy sencilla: el ensordecedor ruido de la navegación durante una tormenta obliga a que la comunicación sea precisa, porque están en juego el barco y la vida de sus tripulantes. Afortunadamente la tecnología actual hace que la navegación sea mucho más sencilla y segura, pero tener un potente moderno y lujoso VHF no nos servirá de mucho si no lo sabemos utilizar.

Terminología a bordo 

En este artículo nos centraremos sobre todo en la terminología más específica de las embarcaciones a motor, pero primero vamos a hacer un pequeño repaso del origen de algunos de los términos más comunes.

Muchas de estas palabras ya son muy conocidas por el público general: "proa" y "popa" son, posiblemente, los vocablos más difundidos de la nomenclatura náutica. Proa es la parte delantera de una embarcación. Las primeras imágenes nos vienen de la infancia con las esbeltas figuras del mascarón de proa, siempre tenebrosas tratándose de barcos piratas.

Por otra parte, popa, la parte de atrás de un barco, viene del latín “puppis” y es posible que su fonética haya evolucionado ante la ridícula imagen de quien capitanea el barco gritando por cubierta “¡viento en puppis…!”. Vale aclarar que los primeros diseños de embarcaciones desarrollaban su velocidad máxima cuando recibían el viento por detrás, por la popa, de ahí la asociación con una situación de rápido avance.

 

Foto: surcando.com "Proa" y "popa" son sin duda los términos más comunes de la nomenclatura náutica. Foto: surcando.com.

Babor y estribor 

Una de la evoluciones curiosas es la de las palabras estribor (verde) y babor (rojo), relacionadas con la posición del timón y el lado de descarga de las primeras embarcaciones que comerciaron en el Mediterráneo. Su evolución fonética pasó por varios idiomas.

Pero, ¿por qué no utilizar derecha e izquierda? La razón es muy sencilla: las tripulaciones se movían proa-popa indistintamente y la confusión era mayúscula entre los que iban y venían. Así se estableció que mirando de popa a proa, estribor siempre es la derecha y babor la izquierda, indistintamente del sentido de navegación, o de circulación de un tripulante. Al igual que popa y proa, establecen un lugar que divide el barco en cuatro áreas.

Rumbo

Hay muchas palabras que la náutica comparte con la aeronáutica, al ser considerado el avión como nave. En realidad, comparten no solo palabras sino que también principios físicos, pero en lo que respecta a la navegación es indudable que ha contribuido a la difusión de la palabra “rumbo”. Su origen es una vez más el latín, compartido con la palabra rombo, y su aceptación marinera posiblemente se relaciona a elementos utilizados por magos que hacían girar un elemento que indicaba una dirección y posteriormente a la utilización de la brújula.

Quilla

Pocas son las apariciones de barcos en el cine que no son criticadas desde el aspecto técnico de la navegación, pero también es cierto que el cine ha contribuido a la difusión de frases como “pasadlo por la quilla”. Si no fuera por ese terrible castigo bucanero, pocos sabrían de la existencia de una parte del barco que queda sumergida. La quilla es, junto al timón, uno de los apéndices del casco y responsable de uno de los grandes avances de la navegación comercial a vela antes del motor, que permitió reducir el ángulo con respecto a la dirección del viento y así aumentar considerablemente el número de millas por singladura. La quilla, tanto en barcos de motor como de vela, también aporta estabilidad y disminuye el abatimiento.

Para saber más sobre los tipos de quilla, lee también: Partes de un velero: casco, quilla, timón y aparejo

Distintos tipos de quilla: quilla corrida, quilla recta, quilla de bulbo y quilla de pantoque. Ilustración: Claudia Myatt. Distintos tipos de quilla: quilla corrida, quilla recta, quilla de bulbo y quilla de pantoque. Ilustración: Claudia Myatt.

Glosario náutico esencial 

Para volver a las particularidades de los barcos a motor, organizaremos nuestro glosario por orden alfabético, a fin de hacer más fácil la consulta si bien en su gran mayoría son términos que se aplican también en la navegación y barcos a vela.

Abatir: caer a sotavento por la acción del viento. También se puede abatir por la corriente y, evidentemente, lo primero por lo que debemos preocuparnos si el motor deja de funcionar es hacia dónde abatimos. La solución inmediata, si hay fondo suficiente, es tirar el ancla.

Achicar: es la acción de extraer agua por la borda mediante las bombas de achique eléctricas o manuales y si la entrada de agua es mayor, con un cubo.

AIS: en inglés, Automatic Identification System. Tiene como objetivo fundamental permitir a los buques comunicar su posición y otras informaciones relevantes para que otros buques o estaciones puedan conocerla y evitar colisiones.

Amainar: es la acción del viento u oleaje al disminuir la intensidad.

Amarra: cabo o cabos con los que se amarra un barco a un muelle, boya o medio natural (roca, árbol, etc.).

Anemómetro: instrumento utilizado para medir la intensidad del viento. Ésta puede expresarse de varias formas, las más utilizadas son: nudos, equivalente a 1.852 km/h, o por medio de la escala Beaufort que va de 0 a 12, la clama equivale a 0 y el 12 a un huracán con vientos de más de 118 km/h.

Arreciar: es la acción del viento u oleaje al aumentar la intensidad.

Baliza: señal fija o móvil utilizada par marcar un punto geográfico, un área de peligro o prohibición de navegación. Es muy importante conocer la señalización del sitio donde navegamos habitualmente y estudiar las que encontraremos en una singladura.

Banda: cada uno de los lados del barco separados por la línea central o de crujía (banda de babor o banda de estribor). También se llama banda, en este caso “banda marina”, a una gama de frecuencias utilizada para la comunicación entre embarcaciones y es la que se opera con la radio de a bordo, el VHF.

Barlovento: lugar de donde sopla el viento con respecto a nuestra posición. El contrario es sotavento, la dirección hacia donde el viento va.

Bichero: palo de madera o metálico con punta y gancho de metal en un extremo, utilizado para asistir en la maniobra, particularmente a la hora de amarrar, alcanzar un cabo, coger una boya, etc.

Bita: pieza metálica o de madera firme en cubierta. Pueden estar situadas en la proa, la popa o en la banda al través y se utilizan para encapillar cabos de amarre o remolque. En tierra, también se llama noray o bolardo.

Borda: canto superior del costado de un buque.

Boya: cuerpo flotante que se fondea en un lugar determinado para marcar algo. En caso de que marque un peligro se denomina baliza.

Cabo: “A bordo, la única cuerda es la del reloj”, todo lo demás son cabos: cabos de amarre, de driza, etc.

metales a bordo winches “A bordo, la única cuerda es la del reloj”, todo lo demás son cabos. Foto: Jordi Maseras.

Calado: profundidad que alcanza en el agua la parte sumergida de una embarcación. Al poner a punto una ecosonda, cabe la posibilidad de poner una alarma de calado, es decir la distancia desde la línea de flotación hasta lo más profundo de la quilla en un velero o, según el tipo de transmisión, en los barcos a motor.

Canal: área de navegación delimitada por boyas, en la entrada a puertos, entre bancos de arena, rocas o en ríos navegables. En Europa, rige el sistema de boyado marítimo IALA (International Association of Lighthouse Authorities) “A”. En el sistema “A” un buque que entra desde el mar hacia puerto haciendo uso de un canal boyado debe dejar las boyas y marcas verdes por estribor.

Candelero: parte vertical de una barandilla o pasamanos.

Defensas: es la protección utilizada para evitar que el barco golpee con el muelle, marina, o si está abarloado, con otro barco.

Derrota: Trayectoria seguida por una embarcación.

Desplazamiento: el principio de Arquímedes lo resume a la perfección: “Todo cuerpo sumergido en un fluido experimenta un empuje vertical y hacia arriba igual al peso de fluido desalojado”. Es básicamente el peso del barco.

Escorar: inclinación de una embarcación hacia una banda debido a la estiba o la acción del viento.

Escotilla: abertura cuadrada, rectangular o redonda, generalmente de cierre hermético.

Eslora: longitud de un barco.

Estanco: compartimento o recipiente en el que no entra agua.

Estiba: disposición de la carga en una embarcación de forma que quede correctamente asegurada y no afecte a la estabilidad del barco. Es una de las tareas clave cuando cargamos el barco para una travesía, no solo por la escora del barco, que modificaría la forma de navegar; además, hemos de prestar mucha atención a que los objetos y partes móviles se ajusten con firmeza.

Flybridge: es una terraza abierta sobre el puente principal de un barco o crucero de cabina, por lo general equipado con controles duplicados. Permite tener mejor visibilidad y una magnífica sensación de viento en la cara.

astondoa-80-flybridge El Astondoa 80 Flybridge es un ejemplo de barco con flybridge, es decir, con una terraza abierta sobre el puente principal.

Fondear: maniobra en la que se escoge el sitio apropiado de profundidad y fondo (preferiblemente arena y ¡mucha atención a no dañar la Posidonia!) para dejar caer el ancla, cadena y cabo, para dejar firme el barco en una posición, considerando el radio de borneo por la acción del viento o corriente.

Francobordo: distancia entre la cubierta y la línea de flotación del barco.

Garrear: derivar, por la acción del viento o corriente, de una embarcación fondeada de forma incorrecta en la que el ancla no se clava en el fondo.

Grillete: arco metálico en forma de “U” cuyos extremos se unen por un tornillo, si bien existen muchas formas de grilletes según su uso. Se utiliza habitualmente para unir la cadena con el ancla, o incluso para amarrarse a una boya.

Hélice: conjunto de aletas o palas que giran alrededor de un eje y empujan el agua produciendo una fuerza de reacción que impulsa la embarcación.

Imbornal: orificio practicado para permitir el paso del agua.

Isobaras: línea que une puntos con la misma presión atmosférica. La distancia que separa una isobara de otra determina la intensidad del viento. Cuanto más juntas están, mayor es intensidad de viento.

Latitud: distancia angular que hay desde un punto de la superficie de la Tierra hasta el paralelo del ecuador; se mide en grados, minutos y segundos sobre los meridianos.

Libre: confirmación de haber levado anclas o soltado amarras de un muelle, de una boya, etc.

Longitud: distancia angular de un punto de la superficie terrestre al meridiano de Greenwich, determinada por el arco del ecuador comprendido entre dicho meridiano y el punto terrestre considerado. Se mide en grados, minutos y segundos hasta los 180°.

Manga: ancho del casco. Puede ser manga interior, exterior o máxima.

Maniobra: acción o conjunto de acciones en la evolución de un barco. Por ejemplo: una maniobra de amarre, maniobra de fondeo, maniobra de virar o de ciaboga, etc.

Milla marina: es la medida de longitud utilizada de común acuerdo en el mar y equivale a 1.852 metros. Esta cifra se obtiene de la longitud de un arco de un minuto de latitud terrestre, medida a la altura del ecuador.

Muerto: elemento depositado en el fondo de puertos o fondeaderos y que unido por un orinque a la superficie, permite amarrar las embarcaciones sin necesidad de utilizar el ancla.

Multicasco: buque formado por varios cascos unidos entre sí, por ejemplo un catamarán.

Noray: es la pieza que, colocada en el borde o veril de un muelle, sirve para que las embarcaciones hagan firmes sus cabos de amarre.

Ósmosis: es un fenómeno por el cual la fibra de vidrio de la obra viva absorbe agua apareciendo ampollas y su deterioro. En la actualidad es un puede ser identificada y eliminada, pero durante años fue un problema de difícil solución.

ósmosis Maquina pequeña La ósmosis es uno de los problemas más graves que puede afectar un casco de fibra de vidrio.

Panel de instrumental: Es el sitio donde se pueden controlar los parámetros de funcionamiento del motor y los elementos electrónicos.

Pantalán: pasarela flotante para el acceso a las embarcaciones amarradas en un puerto.

Pantocazo: golpe de una embarcación contra el agua al saltar una ola.

Pantoque: parte casi plana del casco de un barco que forma el fondo de una embarcación junto con la quilla.

Pleamar: es el estado de la mar en su mayor altura en el momento de cesar su creciente.

Prioridad: derecho de paso que tiene una embarcación frente a otra.

Puntal: altura del barco desde la quilla hasta la cubierta.

Quilla: es la pieza central del buque en el sentido proa popa y donde se apoyan las cuadernas.

Radiobaliza: baliza provista de aparatos radioeléctricos para emitir señales. Se trata de uno de los elementos clave en la seguridad de una embarcación para que pueda ser localizada en una emergencia.

Rizar: acción del viento sobre el mar que forma olas diminutas. Se dice que la mar está rizada.

Roda: prolongación de la quilla hacia proa. Puede ser roda de popa en las embarcaciones de diseño antiguo, de la época en la que los barcos en determinadas condiciones eran más lentos que la ola.

Rumbo: es la dirección en la que navega un buque.

Seno: curvatura que hace un cabo sujeto por los dos extremos cuando se trabaja con él. También se llama seno a la parte baja de una ola.

Sentina: parte más baja del interior de un casco, entre el suelo y la quilla.

humedad-a-bordo- sentina La sentina es la parte más baja del interior del casco de la embarcación. Foto Jordi Maseras.

Singladura: distancia que recorre una embarcación en 24 horas.

Socaire: es un lugar al abrigo del viento y de la ola.

Sonda: es el elemento destinado a medir la profundidad por debajo del barco, puede ser electrónico o de mano.

Sotavento: dirección hacia donde se dirige el viento, es el contrario de barlovento.

Templar: dar tensión a un cabo.

Timón: elemento clave para gobernar el buque. Para saber más sobre los tipos de timón, lee también: Partes de un velero: casco, quilla, timón y aparejo

Través: todo buque u objeto que se encuentra en la dirección perpendicular al costado del buque.

Trimar: el origen inglés de la palabra se refiere a la actuación sobre tanques de lastre para equilibrar un buque. En los barcos a motor se trima la posición de los flaps, la transmisión del motor si es por cola, o la posición del motor fuera de borda para equilibrar el barco y obtener un mejor rendimiento.

Varar: hacer con que la quilla toque el fondo. También se puede varar el barco para hacer reparaciones fuera del agua, en el varadero.

Velocidad de gobierno: es la velocidad mínima que puede mantener una embarcación teniendo respuesta de timón.

Virar: cambiar el rumbo de un buque.

Winche: sistema que permite multiplicar la fuerza ejercida sobre los cabos.

A modo de introducción no está mal aprender este glosario y hacer un alarde lingüístico la próxima vez que pises el bar de un puerto o del club. Después, solo te faltará la experiencia para aplicar cada uno de los términos.