Peritaje e inspección pre-compra de barcos

Autor Jordi Maseras
07/11/2018

Un peritaje o inspección pre-compra te permitirá negociar mejores condiciones de compra o sencillamente descartar un barco que no corresponde a tus expectativas.

  • Además de negociar el mejor precio un buen peritaje te permitirá contratar un seguro y preparar un listado de prioridades de mantenimiento.
  • Es importante que el perito que contrates sea es un profesional competente y serio, además de tener experiencia en el tipo de barco que quieres comprar.
  • Asegúrate de pedir uno o más presupuestos por escrito y con los términos y condiciones correspondientes, para saber exactamente el ámbito del servicio que vas a contratar.
  • Cuando tengas el informe definitivo, asegúrate que entiendes todo lo que consta en él y no lo compartas con el vendedor.
  • Un peritaje debe incluir también la revisión y recopilación de toda la documentación del barco

marine-surveyor-630x453
Es importante que el perito sea es un profesional competente y serio, además de tener experiencia en el tipo de barco que quieres comprar.

En España, los compradores de embarcaciones de segunda mano siempre han ido bastante a ciegas en lo que respecta a disponer de una valoración exhaustiva, técnica y de fiabilidad sobre el estado general del barco que les puede interesar. En la mayoría de los países europeos muchas embarcaciones de ocasión a la venta tienen un informe firmado por un perito colegiado que revela los resultados de una revisión exhaustiva que detalla el estado real del barco para que el futuro comprador pueda decidirse por esta o por otra embarcación con la máxima confianza. En Francia también tienen la costumbre de acudir a un experto dedicado a la inspección y tasación de embarcaciones antes de formalizar la compra de una embarcación usada. A esto se le llama “expertisation” derivado de la palabra expert, y que en nuestro país algunos lo han traducido como expertización.

Inspeccionar antes de comprar

En el curso de la vida de una embarcación se pueden dar varias circunstancias en las que puede ser necesario un informe técnico independiente, para certificar el buen estado de una embarcación, para determinar el valor de una reparación necesaria o para presentar un informe ante algún organismo oficial. En un mercado de segunda mano tan activo como el de las embarcaciones deportivas, la valoración técnica cobra un especial protagonismo en la decisión de compra y para la obtención de un buen seguro. Conociendo el estado general de una embarcación se minimizan los riesgos que comporta la operación de compra. Hacer una exhaustiva inspección nos ahorrará muchos inconvenientes, posiblemente dinero, y nos ayudará a negociar un precio más justo.

Cuándo acudir a un perito

Son muchas las variables que afectan al precio de una embarcación. A medida que aumenta la eslora, también aumentan los equipos y accesorios que requieren revisiones, recambios, certificados, horas de uso etc., y en algunos casos estas revisiones pueden costar miles de euros. Comprar un barco usado de una marca conocida o del cual existen muchas unidades no es muy problemático, ya que los precios están más o menos estipulados, pero cuando se trata de un barco único (también denominado one-off), un barco de acero, de aluminio o madera, es necesario que alguien imparcial haga una valoración.

También se suele realizar la valoración de un barco con el objetivo de solicitar un préstamo para su adquisición. De todas formas, la embarcación no siempre tiene que estar impecable. Es posible que un comprador quiera adquirir un barco porque su precio es muy bajo debido a su mal estado de conservación y le interese obtener la evaluación de un perito que le certifique las posibilidades de reparación y su coste total, algo que determinará si su precio bajo es una oportunidad o no.

Los peritos también intervienen a la hora de asegurar una embarcación actuando tanto por parte de la compañía aseguradora como por parte del propio asegurado. La finalidad es realizar una inspección técnica para obtener datos objetivos que permitan establecer el valor asegurado en la póliza.

Elegir un perito naval

Para encontrar un perito de confianza puedes empezar online, buscando empresas o agentes del sector, pero también puedes optar por preguntar a brókeres o incluso en un club náutico, marina o varadero. En CosasDeBarcos también puedes consultar las empresas que se dedican a la inspección de embarcaciones.

En España, a diferencia de otros países europeos, no existe una asociación de peritos navales que te pueda asesorar e indicarte algún experto de tu zona. Algunos peritos navales forman parte de la Asociación Nacional de Tasadores, Peritos y Mediadores. Sin embargo, muchos peritos que operan en España pertenecen a asociaciones internacionales, como es el caso de la Yacht Designers and Surveyors Association. Esta asociación internacional con sede en el Reino Unido dispone de una base de datos que se puede filtrar por países y encontrar los datos de bastantes peritos que operan en España, aunque en su mayoría son extranjeros. Otra asociación es la International Institute of Marine Surveying, que también dispone de una base de datos de más de 20 peritos españoles y extranjeros que operan en España.

Prueba Nuva MS6
Hacer una exhaustiva inspección antes de cerrar la compra nos ayudará a ahorrar dinero y a negociar un precio más justo. Foto: Diego Yriarte .

El informe del perito

La tasación y comprobación de una embarcación usada implica la realización de un informe donde se deberían detallar las características y estado actual del barco, así como los defectos y anomalías detectadas. La opinión de un perito incluirá un examen visual de los puntos externos de la embarcación, estado de la cubierta, interiores, accesorios, comprobando además posibles entradas de agua, corrosiones en los metales o daños en la fibra, la madera o el acero según el material de que esté construida la embarcación. Este informe es una herramienta importante a la hora de negociar el mejor precio ya que te permitirá argumentar tu contrapropuesta basándote en los gastos que tendrás que hacer en reparaciones.

Otro aspecto muy importante de un informe pericial es la claridad con la que se exprese. No será muy útil recibir un listado de tecnicismos y números inteligibles. Por lo general, un buen perito sabe lo que quiere su cliente y elaborará un informe que facilite la toma de decisiones con datos claros, precisos y accesibles.

Tipos de inspección

Las inspecciones pueden variar sensiblemente en cuanto al método de inspección y también en función del tipo de procedimiento, más en profundidad o más simples, que pueda servir para tomar la decisión de compra.

Inspección a flote e inspección en seco

Por regla general las inspecciones pre-compra tienen dos fases: una primera inspección a flote y una segunda fase que será la inspección en seco. La inspección a flote se realizará en el amarre o fondeo donde se encuentre la embarcación en presencia del propietario, representante, capitán o vendedor responsable de la venta. Se revisará toda la embarcación, exterior e interior, equipos mecánicos y electrónicos etc., poniendo en marcha y comprobando el funcionamiento de cada equipo y tomando nota de las revisiones de mantenimiento, de equipos de seguridad, certificados y horas de uso de los motores, generador, etc. Durante el peritaje se inspeccionará también la estructura interior del casco, sentinas, sala de máquinas, cubierta, equipo de fondeo, portillos, escotillas y cierres estancos. Si se trata de una embarcación a vela, los palos y la jarcia, a menos que estén desmontados, se inspeccionan desde la cubierta hasta la altura alcanzable desde la misma. También se comprobará la operativa de las velas mediante su izado y arriado así como los enrolladores, winches y mordazas de maniobra. Si esta primera revisión ha sido satisfactoria, el siguiente paso será realizar una prueba de navegación para evaluar el comportamiento del motor, maniobra de gobierno, de velas, control de las sentinas y estabilidad.

Con la inspección a flote y la prueba de mar, el perito ya se puede hacer una idea del estado general de la embarcación. Después se procederá a la inspección en seco, que supone unos gastos aparejados de varada, estadía en varadero, limpieza de obra viva y posterior botadura. Por regla general, se suele acordar con el vendedor que estos gastos se deduzcan del precio final de la venta en caso de que la operación llegue a buen fin.

En la mayoría de los casos el perito es quien se desplaza, contratado por el interesado que vive lejos o no tiene tiempo de ir a ver el barco; por lo tanto, es el que asume la gran responsabilidad de ser los ojos de su cliente.

Confía plenamente en el perito

No dudes en hablar con el perito que has contratado y aprovecha de su experiencia para comentar con él tu programa de navegación y tus preferencias. La realización del informe es una moneda de cambio en la negociación del precio de la embarcación. Quizás el vendedor se niegue a rebajar el precio del barco, pero se verá en la obligación moral y legal de reparar aquellos defectos encontrados por el perito. El coste de la tasación se verá amortizado si consigues que te entreguen la embarcación lista para navegar y libre de averías y vicios ocultos.

Con la colaboración de Diego Yriarte