¿Qué es el balizamiento marítimo?

Autor Celina Ranz
11/08/2021

Navegar sin ninguna marca física sobre los límites y las características de la zona supondría no solo una mayor complicación sino también un gran riesgo para la embarcación y sus tripulantes. A través de las señales de balizamiento marítimo se estandarizan estas indicaciones para garantizar la seguridad de la navegación en cualquier rincón del mundo.

¿Qué es el balizamiento marítimo? Una marca se define como aquella señal disponible para el navegante que le proporciona orientación para una navegación segura.

Cómo se llama e reglamento de balizamiento marítimo?

No tendría demasiado sentido establecer un sistema de balizamiento marítimo si las señales tuvieran un significado diferente en cada región del planeta. Con la finalidad de homogeneizar esas indicaciones se emplea un código internacional fácilmente reconocible e interpretable por cualquier navegante con la formación adecuada.

El 1 de julio de 1957 se presentaba oficialmente la IALA (International Association of Lighthouse Authorities) o AISM (Asociación Internacional de Señalización Marítima). Entre los numerosos objetivos con los que se fundaba esta asociación figuraba el de acabar con las ambigüedades de la señalización marítima promoviendo un sistema estandarizado que contribuyera a la seguridad en el mar. 

Hasta la década de los setenta existían en el mundo más de una treintena de métodos de señalización por boyas diferentes. Con la integración en la IALA de más de 80 países y sus esfuerzos por eliminar contradicciones y estandarizar indicaciones, finalmente se ha logrado implantar un mismo sistema a nivel internacional: el sistema de balizamiento marítimo IALA. 

No obstante, en este estándar de señales de balizamiento marítimo se distinguen dos zonas:

  1. Zona A: se aplica a Europa, África, Oceanía y Asia (sin contar con Japón, Corea y Filipinas).
  2. Zona B: utilizado en todo el continente Americano, Japón, Corea y Filipinas. 

A pesar de esta distinción, se trata de un sistema único e idéntico para todas las señales. La única diferencia estriba en el uso de los colores de las señales laterales, que se emplean en sentido inverso. Así, mientras que en la zona A las balizas verdes se tienen que dejar a estribor, en el sistema B la misma baliza se tendría que dejar a babor. 

¿Cuáles son las marcas de balizamiento marítimo?

Durante la navegación, sobre todo en la aproximación a puertos, zonas de recalada o canales, se presenta en el mar una serie de indicaciones flotantes que son el equivalente a las señales de tráfico cuando circulas por carretera. Se trata de las señales marítimas de balizamiento cuya misión es velar para que la navegación sea más segura. 

¿Cómo cumplen con este propósito informativo? Del modo más completo y visual, tratando de abarcar todas las variables que pueden influir en la seguridad de la navegación en áreas concretas. Así, las principales funciones de las señales de balizamiento marítimo se pueden resumir en:

  • Delimitar los canales navegables y las aguas adyacentes.
  • Marcar los rumbos.
  • Informar sobre la profundidad de las aguas.
  • Indicar la entrada a zona de recalada o puertos.
  • Advertir de la presencia de algún peligro o complicación.
  • Identificar zonas de navegación especiales.

¿Cuáles son los tipos de balizas marítimas?

Para cada una de las funciones que desempeña el sistema IALA, existe un tipo de boya o baliza con unas características específicas. Estas marcas se dividen en seis grupos y, a pesar de que comparten formas, colores o luces similares, cada uno tiene un código de lectura inequívoco.

balizamiento marítimo Marcas cardinales: una marca cardinal puede ser utilizada, por ejemplo, para indicar que las aguas más profundas en esa zona se encuentran en el cuadrante correspondiente al nombre de la marca. Foto: iala-aism.org

  1. Señales laterales: delimitan los dos lados de un canal. También sirven para hacer más comprensibles las bifurcaciones y el modo de navegación.
  2. Señales de peligro aislado: indican la presencia de un peligro puntual ubicado justo debajo de la boya y la zona por la que hay que navegar para esquivarlo.
  3. Señales de nuevos peligros: los riesgos y amenazas más recientes no siempre aparecen en las cartas náuticas. Son una especie de boyas de emergencia, empleadas durante 24-72 horas para identificar bancos de arena, rocas o hundimientos antes de que se emita el radioaviso náutico pertinente.
  4. Señales cardinales: están formadas por cuatro grupos de boyas diferentes, cada uno de ellos ubicado en un punto cardinal, con el objetivo de demarcar zonas de navegación en las que la presencia de un peligro, riesgo o amenaza abarca una gran extensión.
  5. Señales especiales: demarcan un área de especial interés que no tiene por qué suponer un peligro para la navegación (zonas de recopilación de datos oceanográficos o meteorológicos, tubos o cables submarinos, áreas de maniobras militares…).
  6. Señales de aguas seguras: se insertan fundamentalmente en canales naturales, estuarios y zonas de recalada para indicar dónde se ubican las aguas más profundas y seguras para navegar.

¿Cuáles son las balizas de señalización marítima?

Teniendo en cuenta las categorías de señales de balizamiento marítimo y las particularidades de su morfología, ya dispones de todas las herramientas para identificar con éxito las diferentes marcas que se utilizan en el sistema de balizamiento marítimo internacional. 

Para que aprendas a identificarlas a primera vista, solo tienes que prestar atención a estos detalles:

  • Los peligros aislados se señalan con una boya de color negro y rojo con una marca tope de dos esferas en la línea vertical, mientas que las de peligros nuevos llevan franjas amarillas y azules con una marca tope en forma de cruz amarilla. En el primer caso, se podría añadir una luz blanca con dos destellos en grupos de dos; por su parte, los peligros nuevos también llevarían este ritmo pero con luces amarillas y azules alternativas.
  • En los peligros de gran extensión para los que es necesario el uso de señales cardinales se emplea el balizamiento de color negro y amarillo, con marcas de tope en forma de conos negros. Tanto la disposición de las bandas de color como la de los conos de la marca varían en función del punto cardinal en el que esté ubicada la boya. De esta forma el navegante puede saber desde qué lado se está aproximando al peligro y qué dirección debe tomar para evitarlo. La luz es siempre blanca en cualquiera de los 4 puntos cardinales, pero el ritmo también es único para cada uno de ellos.
  • Los ejes de un canal, y las marcas de aproximación o identificación de puntos de recalada (señales de navegación segura) se caracterizan por unas llamativas líneas rojas y blancas en sentido longitudinal y coronadas por una esfera roja. En caso de llevar luz, sería blanca y con destellos cada 10 segundos, isofásica o con ocultaciones.
  • Las boyas y balizas amarillas en su totalidad se utilizan en la demarcación de zonas especiales. También la señal luminosa, en caso de llevarla, es amarilla y su ritmo indiferente, siempre que no se solape con el usado en otras señales. Aparte de que son muy fáciles de reconocer por su color, llevan una marca tope en forma de aspa.

¿Qué son las señales laterales?

Por su complejidad y sus particularidades, este tipo de balizas marítimas merecen un análisis más detallado. Las señales laterales están destinadas a regular la navegación en un canal y se van enumerando de forma ascendente a medida que avanzan hacia el interior. Básicamente se emplean para que la embarcación tenga claro dónde están los límites laterales y cuál es el paso que debe seguir, evitando embotellamientos o posibles colisiones con otros barcos o elementos de la zona. 

Estas marcas laterales pueden o no ser luminosas pero, en cualquier caso, respetarán siempre un mismo código de color: el verde y el rojo. Como ya comentábamos en un apartado anterior, estas señales laterales tienen una lectura diferente en la zona A y la zona B, y es la única distinción que existe entre las regiones del mismo sistema de balizamiento marítimo IALA.

  1. Zona A: se usan marcas de babor rojas y marcas de estribor verdes.
  2. Zona B: se invierte el código. En este caso, la marcas a babor son verdes y a estribor son rojas.

Con independencia de la zona, cabe destacar que, aparte de los colores, también se aplica un código de forma. Las boyas utilizadas pueden poseer diferente morfología, pero la figura geométrica que las corone (la marca de tope, en caso de haberla) será un cono, cuando se trate de una marca a estribor, y un cilindro, cuando sea una marca a babor. En este supuesto, el patrón es el mismo para la zona A y B.

¿Qué son las boyas náuticas?

Todo este completo sistema de información estandarizada se sustenta sobre el elemento de las marcas, balizas o boyas náuticas. Las boyas náuticas son elementos flotantes que van anclados al fondo en cuya parte superior se pueden añadir otros componentes de información visual como las balizas, con sus correspondientes colores, formas o luces. balizamiento marítimo

Puesto que estas señales de balizamiento marítimo cumplen con un gran número de funciones, se intenta presentar en cada una de ellas el máximo de información posible sin que resulten confusas. Para conseguirlo, se aplican variables de forma y color que difieren dependiendo del tipo de indicación y de si se trata de una señal diurna o nocturna. 

Las características que definen cada uno de estos elementos se pueden combinar pero ofrecen siempre un mensaje único y diferente en función de las particularidades que presenten. Estas se pueden resumir en:

  • Forma. La forma de las boyas no es un aspecto casual sino que, en algunos casos, también ofrece algún tipo de información. Pueden ser de cinco tipos: cilíndricas, cónicas, esféricas o en forma de castillete o espeque. Las de castillete o espeque son las habituales en la señalización de algún peligro, mientras que las marcas especiales admiten la libre elección y las laterales incluyen también las cónicas y cilíndricas.
  • Color. Los colores empleados en esta señalización marítima son rojo, verde, negro, amarillo, azul y blanco. Pueden combinarse entre sí y disponerse de forma longitudinal o transversal.
  • Marca de tope. Es una variable que no siempre está presente en la señalización. En cualquier caso, su forma (esférica, cónica, cilíndrica o en aspa) servirá para aportar una información extra.
  • Luz. Las indicaciones nocturnas están provistas de luz. Como en el caso del color de boyas y balizas, se usan dispositivos luminosos de color blanco, rojo, amarillo, azul o verde.
  • Ritmo. La presencia de una luz en la indicación está asociada a un ritmo. Este puede ser isofase, con centelleos, con destellos o con ocultaciones.

En las guías oficiales de la IALA puedes obtener información más detallada sobre las particularidades de las señales de balizamiento marítimo internacionales. También es el lugar más adecuado para mantenerse al día sobre las iniciativas que se siguen desarrollando en la actualidad para hacer que la navegación sea cada vez más segura y sostenible.

 

Más información sobre: 

8 buenos hábitos de navegación

Navegación nocturna