Veleros: casco, quilla, timón y aparejo

Autor Maria José Lemos
04/07/2018

Saber lo esencial sobre los distintos tipos de casco, quilla, aparejo y timón te ayudará a conocer mejor tu velero o elegir el que mejor se adapta a tu programa de navegación.

Los veleros son embarcaciones que se mueven gracias a la acción del viento sobre sus velas. Las velas, junto con el aparejo, el casco, la quilla y el timón, componen el sistema de ‘transformación’ de la energía del viento en empuje que hace que el barco se pueda mover en distintas direcciones y velocidades bajo el control de una o más personas.

Los veleros varían en tamaño y van desde los barcos de vela ligera como los Optimist, de 2,40 metros, hasta los enormes yates de más de 140 metros como el Sailing Yacht A. Las dimensiones de los veleros se expresan en metros o pies: la longitud de un velero se denomina eslora y el ancho, manga. Además de estas medidas, también es importante conocer el ‘calado’ de un velero, es decir la distancia vertical desde la quilla hasta la línea de flotación. Con estas medidas y un poco de experiencia podrás deducir, por ejemplo, si estás delante de un barco pensado para regata o para crucero, o incluso, para las dos cosas.

  1. Casco
  2. Quilla
  3. Aparejo
  4. Timón

Las dimensiones de un velero son importantes, pero para distinguir entre los diferentes tipos de velero hay que conocer mejor los elementos que lo constituyen como el casco, quilla, aparejo y timón.

Tipos de casco

El casco es la parte principal del velero y la que lo hace flotar. Podemos identificar dos grandes grupos de cascos: monocascos y multicascos. En este último grupo incluimos catamaranes y trimaranes.

Monocascos

Los monocascos tienen un solo casco y son los más comunes en el mercado. No todos los monocascos son iguales, así que podemos distinguirlos no solo por su tamaño y forma, sino también por el material empleado para su construcción, el tipo de quilla y el aparejo.

Multicascos

Los multicascos más comunes en el mercado son los catamaranes, seguidos, no muy de cerca, por los trimaranes. Los catamaranes son embarcaciones de dos cascos idénticos unidos entre sí por una plataforma rígida. Los trimaranes disponen de tres cascos, un casco central (habitable) y dos cascos de menor tamaño, uno a cada lado del casco central, unidos entre sí por estructuras rígidas en forma de brazos tubulares.

Los catamaranes ofrecen más espacio y comodidad que los monocascos, también suelen ser más rápidos con vientos portantes y mucho más estables debido a una manga más ancha. Los catamaranes se han vuelto bastante populares en el mercado de cruceros, tanto de chárter como particular. Los trimaranes no gozan de la misma popularidad, aunque hoy en día encontramos varias marcas de prestigio en el mercado, y existen modelos que se pueden plegar, lo que ayuda a reducir considerablemente su manga.

Los catamaranes tienen dos cascos y suelen tener más estabilidad y comodidad en su interior, aunque en su versión de regata lo que importa es su capacidad para ‘volar’ y la velocidad extrema que puede atingir, como es el caso de este AC 50, la clase de la Copa America 2017. Fotos: Copa América: Ricardo Pinto; Lagoon: Nicolas Claris.
Los catamaranes tienen dos cascos y suelen tener más estabilidad y comodidad en su interior, aunque en su versión de regata lo que importa es su capacidad para ‘volar’ y la velocidad extrema que puede atingir, como es el caso de este AC 50, la clase de la Copa America 2017. Fotos: Copa América: Ricardo Pinto; Lagoon: Nicolas Claris.

Forma y material de construcción del casco

En general, podemos distinguir entre tres formas de casco: redondeada, pantoque vivo y en V. Profundizaremos cada uno de estos tipos de carena en otro artículo.

El material de construcción tradicional de los cascos de los veleros -la madera– sigue teniendo muchos adeptos, aunque actualmente casi el 90% de los veleros que se construyen en el mundo están hechos en PRFV (Polyester Reforzado con Fibra de Vidrio). El aluminio es otro material bastante usado en la construcción de cascos, sobre todo en veleros de perfil oceánico, aunque está creciendo el número de barcos construidos en composite de fibra de carbono, un material liviano pero resistente especialmente interesante para los barcos de competición.

La elección del material de construcción dependerá de factores como dureza, resistencia, mantenimiento, seguridad, coste y durabilidad. También puedes tener en cuenta factores estéticos, como el acabado brillante que se obtiene con el gelcoat en el PRFV, pero lo ideal es que te asesores bien y tengas en cuenta tu programa de navegación.

Los programas de navegación de los barcos de vela ligera y de los cruceros costeros, es decir, de la gran mayoría de la flota de veleros de recreo, se adaptan bien a las ventajas del PRFV ya que no suelen navegar en condiciones extremas ni por períodos largos así que no están sometidos a demasiados esfuerzos estructurales. Sin embargo, los barcos en fibra se deterioran con los rayos UV y la ósmosis. Los cascos en aluminio son más duros y resistentes y por eso más seguros, pero todo esto tiene su precio y solamente sale a cuenta si te has propuesto hacer singladuras muy ambiciosas.

Quillas, orzas y timón

Muchas veces leemos un artículo sobre un barco específico o sobre navegación a vela en general y nos damos cuenta de que existe cierta confusión entre quilla y orza. La diferencia entre los dos conceptos es clara. La quilla es la parte inferior del casco, la que va de proa a popa a través de la línea de crujía; es una parte integrante del casco, puede tener varias configuraciones, lleva lastre, es fija y su función principal es dar estabilidad. La orza es un apéndice de resistencia lateral y es móvil. La combinación de la energía captada por las velas y las fuerzas ejercidas sobre la quilla y sobre estos apéndices (que incluyen también el timón) se transforma en el empuje que hace que el barco se mueva hacia delante de forma controlada.

Tipos de quillas

La quilla contiene el lastre que ayuda a aumentar y mantener la estabilidad del barco contrarrestando las fuerzas ejercidas sobre las velas: cuanto más lastre, más estable será el barco, pero también más pesado y más lento. Las quillas pueden ser de distintas formas; en algunos casos el diseño de la quilla de los veleros de competición se mantiene en secreto ya que es una innovación concebida exclusivamente para ese barco en concreto. Años más tarde, muchas de estas innovaciones se transmiten al mercado de los barcos de recreo, debidamente adaptadas. Se suelen fabricar en aleaciones de plomo, en hierro u otros materiales de alta densidad. De una forma general, a cada tipo de diseño de casco le corresponde un determinado tipo de quilla y de orza, lo que condiciona y potencia las prestaciones y el programa de navegación de cada barco.

Las orzas sirven como superficie anti deriva, evitando que el barco ‘derrape’ demasiado hacia sotavento por la acción del viento sobre las velas. La orza también ayuda a enderezar el barco ya que baja el centro de gravedad y contrarresta la escora.

Quilla corrida

La quilla corrida es continua desde la proa hasta la popa, tiene una forma alargada, poco profunda y ancha que se confunde con la forma del casco y se suele encontrar en los veleros más antiguos. Permite una gran estabilidad de rumbo a más velocidad, lo que puede representar una ventaja para los navegantes de altura ya que tienen que hacer menos correcciones de rumbo. El aumento de superficie mojada y el peso hacen que estos barcos tengan una gran inercia y, como consecuencia, es más difícil cambiar de rumbo. Los veleros de quilla corrida son más difíciles de maniobrar hacia atrás y tienen un gran radio de giro, lo que dificulta las maniobras en puerto. Sin embargo, tienen menor calado, lo que puede ser una ventaja para algunos navegantes.

Quilla semicorrida

La quilla semicorrida es más corta que la quilla corrida y ocupa solamente la parte central del casco, aunque es bastante más alargada que una quilla recta. Tiene la ventaja de compensar algunos de los problemas de la quilla corrida y mantener estabilidad y fiabilidad.

Quilla recta (plana o trapezoidal)

Este es el tipo de quilla más común en los barcos de recreo más modernos. Se trata de una lámina profunda y estrecha, pero corta en relación a la longitud total del casco. Los barcos con quillas planas o trapezoidales suelen ser más rápidos y fáciles de gobernar que los barcos de quilla corrida, además, también responden mejor al timón. En general, este tipo de quilla es adecuada para barcos de crucero y programas de fin de semana o cruceros cortos. Por su tamaño y al no estar integrada totalmente en la estructura del casco como la quilla corrida, está más expuesta a roturas. Otro inconveniente es el aumento del calado del barco que puede impedir la entrada a ciertos puertos.

Quilla de pantoque

Los barcos con quilla de pantoque disponen de dos quillas poco profundas, situadas a babor y estribor de la línea de crujía. Estos veleros se pueden varar en una playa, en la arena o en el fango durante la marea baja. Las dos quillas también reducen el balance del barco, actuando como aletas de estabilización. Suelen montarse en veleros pequeños, pero no son tan efectivas como la quilla recta profunda en reducir la deriva.

Quilla de bulbo y quilla de bulbo con alas

Es una variación de la quilla recta con el peso concentrado en un bulbo o en un par de alas en la parte inferior de la lámina. Este lastre aumenta la estabilidad de la embarcación ya que el peso se concentra más abajo, también permite un calado más reducido lo que viene bien en aguas poco profundas. Gran parte de los veleros de regata disponen de quillas de bulbo (o alas) ya que permiten más velocidad y maniobralidad. Sin embargo, este tipo de apéndice implica también mayor superficie mojada, al bajar el centro de gravedad, y un casco más plano, lo que significa menos comodidad, sobre todo en mar gruesa. Algunos veleros sofisticados tienen quilla de bulbo pivotante como es el caso de los IMOCA 60.

Distintos tipos de quilla: quilla corrida, quilla recta, quilla de bulbo y quilla de pantoque. Ilustración: Claudia Myatt.
Distintos tipos de quilla: quilla corrida, quilla recta, quilla de bulbo y quilla de pantoque. Ilustración: Claudia Myatt.

 

ORZAS

Las orzas son apéndices móviles sumergidos que contrarrestan el abatimiento y deriva y ejercen una fuerza adrizante, pero, al contrario de las quillas, que son fijas, pueden retraerse en el casco para mejorar la velocidad a favor del viento, reducir el calado en aguas poco profundas o para facilitar el transporte del barco en un remolque.

Orza inclinable (pivotante) y orza de sable (o de deriva)

Las orzas pivotantes basculan sobre un perno que permite a la parte inferior elevarse o bajar y se recogen en una caja. Las orzas de sable se pueden elevar totalmente deslizando verticalmente por una ranura en el casco.

Orza retráctil y abatible

Se trata del mismo tipo de apéndice que las orzas de sable y pivotante pero con lastre para aumentar la estabilidad de la embarcación.

Orzas: orza de sable o de deriva y orza inclinable o pivotante. Ilustración: Claudia Myatt.
Orzas: orza de sable o de deriva y orza inclinable o pivotante. Ilustración: Claudia Myatt.

TIMÓN

Las principales funciones del timón son: dotar el barco de maniobralidad, estabilidad direccional y ayudar la fuerza lateral. A continuación, enumeramos los tipos de timón más comunes:

Timón en la quilla

Este tipo de timón corresponde a los barcos de quilla corrida y está acoplado a la quilla; es robusto y por su diseño no suele estar sujeto a obstrucciones, pero necesita más ángulo para los giros, lo que ralentiza el barco.

Timón con skeg

Se trata de un timón que suele estar asociado a barcos de quilla corta con skeg, un apéndice en la parte de atrás del casco donde se acopla el timón. Es un medio término entre el timón en la quilla y el timón suspendido. Su fiabilidad y robustez depende de los materiales empleados y de cómo el skeg está acoplado al casco.

Timón suspendido o colgante

Este tipo de timón cuelga de la parte inferior del casco por la mecha y es la solución adoptada por muchos barcos de la década de los 80. Si está bien diseñado y construído ofrece solidez y muy buen control.

Timón sobre el espejo de popa

Funciona como el timón suspendido pero está acoplado al espejo de popa.

Timón doble

Es un tipo de timón que que, después de probar su efectividad en los veleros oceánicos, se ha extendido a los veleros de crucero. Su principal ventaja es que permite mejor control del rumbo cuando el barco escora.

3. Configuración del aparejo

La configuración del palo y de las velas constituye otra forma de diferenciar los veleros. Estos son solo algunos de los tipos de aparejo más comunes:

Sloop a tope de palo

El tipo más común de velero es el aparejado en sloop, que en español también se denomina balandro o balandra. El aparejo en sloop tiene un palo y dos velas: una vela mayor y una vela de proa. Dependiendo del tamaño y forma de la vela de proa, se puede designar por foque, génova o spinnaker. La vela de proa se enverga en el estay de proa, un cable que une la parte superior del palo y la proa de la embarcación.

Sloop fraccionado

Muy similar al aparejo en sloop a tope de palo descrito arriba. En este caso el estay de proa no alcanza el tope del palo. Este tipo de aparejo, que ofrece más facilidad de trimado y de maniobra, fue muy popular en los años 60 y 70 y ahora vuelve a estar de moda, sobre todo en los veleros de competición de alto rendimiento.

Cúter

Tal como los sloop, el cúter (del inglés cutter) también tiene un solo palo y una vela mayor, pero el palo está ubicado más a popa para dejar espacio para dos velas de proa y dos estayes. El estay mayor enverga el foque y el estay de trinqueta enverga la trinqueta. Este tipo de aparejo suele ser el más indicado para veleros de crucero, ya que ofrece una variedad de combinaciones de velas de fácil manejo para distintas condiciones de viento.

 

7-aparejo-sloop-cuter
Aparejos: Sloop a tope de palo, sloop fraccionado y cúter. El cúter dispone de dos velas de proa. Ilustración: Claudia Myatt.

Queche

El velero de tipo queche (del inglés ‘ketch’) tiene dos palos, uno más a proa (palo mayor) y otro menor que se encuentra ubicado más a popa por detrás del palo principal, pero por delante del eje del timón. El palo que se encuentra más a popa se llama palo de mesana.

Goleta

En las goletas (schooner en inglés) el palo de popa (mayor o maestro) es más largo que el palo de proa (trinquete, o si son más, trinquetes). Las goletas pueden tener hasta seis palos e incluso siete, aunque la mayoría tiene dos.

Yola

Una yola (del holandés ‘jol’, en inglés ‘yawl’) es similar a un queche y también tiene un palo de mesana más corto que el palo mayor. La diferencia es que el mesana de la yola está situado por fuera de la eslora de flotación, así que la vela de mesana es más pequeña.

 

Aparejos: queche, yola y goleta. Estos tipos de aparejo tienen dos palos, el de mayor y otro más pequeño al que llamamos palo de mesana. Ilustración: Claudia Myatt.
Aparejos: queche, yola y goleta. Estos tipos de aparejo tienen dos palos, el de mayor y otro más pequeño al que llamamos palo de mesana. Ilustración: Claudia Myatt.

Veleros distintos; usos distintos

Hoy en día, los veleros se utilizan casi exclusivamente para las actividades de recreo y deporte. Existe una enorme variedad tanto de barcos de regata, como de crucero que puedes disfrutar de muchas maneras diferentes en lagos, ríos, canales, aguas costeras y océanos y por períodos de tiempo distintos. Mientras que la mayoría de los navegantes se conforman con una salida de algunas horas o un crucero de fin de semana, otros compran un velero para cumplir el sueño de navegar hacia el horizonte sin fecha de regreso.

Comprar un velero

La idea de comprar un velero es apasionante, pero también puede intimidar un poco si no tienes experiencia. Poca información o demasiada información y el efecto es el mismo: confusión. Lo más importante es no desalentarse y saber que si has decidido comprar un velero te espera un proceso de semanas o meses. Un buen punto de partida para encontrar la información que necesitas es este artículo dedicado a los neófitos de la náutica de recreo: cómo comprar un barco.

¿Cuánto gastar?

El coste de ser propietario de un velero se extiende más allá del precio de compra, por lo que hay que dedicar algún tiempo a hacer un buen presupuesto. Antes de comprar, hay que considerar varios gastos: formación y clases para obtener la titulación correspondiente, (actualmente la navegación sin titulación sólo está permitida en veleros de menos de 5 metros de eslora), primas de seguros, tarifas de atraques, mantenimiento anual (los veleros suelen necesitar bastante mantenimiento, por lo que debes presupuestarlo en tus costes anuales), mejoras y reparaciones. Más información: Los gastos de tener un barco.

 

eleros distintos para usos distintos: El Hanse 315 es un pequeño crucero de fin de semana, ideal para una pareja; el O'pen BIC es un barco de vela ligera pensado para niños y jóvenes con espíritu competitivo, el Figaro Beneteau 3 es el primer monocasco con foils de serie de alto rendimiento y perfil oceánico y el Fountaine Pajot Ipanema 58 es un catamarán para plácidos cruceros en familia o grupo. Foto Open Bic: Ken Terrens.
Veleros distintos para usos distintos: El Hanse 315 es un pequeño crucero de fin de semana, ideal para una pareja; el O'pen BIC es un barco de vela ligera pensado para niños y jóvenes con espíritu competitivo; el Figaro Beneteau 3 es el primer monocasco con foils de serie de alto rendimiento y perfil oceánico; el Fountaine Pajot Ipanema 58 es un catamarán para plácidos cruceros en familia o grupo. Foto O'pen BIC: Ken Terrens.

Comprar un barco nuevo, pros y contras

Si ya sabes exactamente lo que quieres de tu velero, comprar un barco nuevo puede ser la mejor opción. Podrás elegir entre los distintos acabados que ofrece el astillero y añadir los extras que más se adaptan al tipo de navegación que quieres hacer. Además, los barcos nuevos tienen una garantía de astillero que suele ser de dos años o más, lo que te da seguridad a la hora de hacer la inversión. Sin embargo, si eliges comprar un barco nuevo debes tener en cuenta que tu barco se depreciará considerablemente durante los primeros años, tal como sucede con los coches.

Comprar un barco usado, pros y contras

Si el presupuesto es el factor determinante en la elección de tu velero, un barco usado puede ser la opción más acertada. Un modelo con cinco años puede costar hasta la mitad de uno nuevo, lo que representa un ahorro considerable. Otro beneficio a tener en cuenta es que el mercado de ocasión te permite comprar un barco más grande con el mismo presupuesto. Sin embargo, puede que tengas que gastar algún dinero en equipamiento para ponerlo a tu gusto. Los barcos usados tienen la garantía que estipula la ley pero que, en casi todos los casos, es muy aleatoria, por tanto, si nos decidimos por un barco de ocasión lo mejor es hacer un peritaje para conocer el estado y la condición del barco.

Veleros en venta

Existe una gran variedad de veleros en venta en CosasDeBarcos. Es muy fácil encontrar el velero que mejor se ajusta a tus preferencias ya que puedes filtrar tus búsquedas por precio, ubicación, eslora, marca y modelo.