Barcos eléctricos

Autor Lidia Naranjo Martínez
01/08/2019

La preocupación global por la contaminación del medioambiente se traslada también al mundo de la náutica. Por este motivo, cada vez son más los avances en sostenibilidad náutica.

  • Tener un barco eléctrico comporta múltiples ventajas en muchos aspectos en comparación con un barco convencional.
  • Los salones náuticos son una muestra de cuáles son las preocupaciones del sector náutico y, en ellos, cada vez más se apuesta por los barcos eléctricos y ecológicos.

barcos-electricos

Ventajas de los barcos eléctricos

Las ventajas de los barcos eléctricos, en comparación con los convencionales, son múltiples. Te las explicamos a continuación:

  • Más sostenibles

Los motores de los barcos eléctricos utilizan energía eléctrica para moverse, algo excelente porque es una energía ecológica, limpia y amigable con el medio ambiente. Por lo tanto, no dejan residuos en el mar ni emiten gases nocivos. En otras palabras, se trata de una navegación libre de emisiones. 

  • Más económicos 

Actualmente el precio de la gasolina y el diesel es bastante elevado. Sin embargo, el de la electricidad es mucho más barato. Por este motivo, tendremos un importante ahorro de costes si en vez de combustible necesitamos energía para hacer funcionar el motor de nuestro barco. Este ahorro se notará considerablemente, sobre todo a largo plazo. Además, la eficiencia es muy alta, por lo que el confort es mucho mayor a la vez que se preserva toda la autonomía a la que estamos acostumbrados.

  • Más silenciosos 

Lo que siempre han querido los amantes de la náutica es escuchar cómo las olas del mar rompen contra el casco, sin ruidos ni humos del barco. La única manera para hacerlo era mediante la navegación a vela. Esto ha cambiado ahora con la llegada de los barcos eléctricos. Lo silenciosos que pueden llegar a ser este tipo de barcos es sorprendente y se debe a que no tienen ningún motor de combustión. Por este motivo, no emiten grandes ruidos ni humos. Es más, tampoco emiten vibraciones, olores ni gases. 

  • Más sencillos de usar

Los motores eléctricos son más pequeños y confieren a los barcos una mayor maniobrabilidad, ya que con ellos desaparece la caja de cambios y el embrague. Son más ligeros y facilitan los giros sobre el barco. Además, permiten un mayor orden y unas cabinas más amplias y frescas. Usando solamente la energía almacenada por las baterías, se puede navegar durante períodos bastante largos, entre 6 y 10 horas aproximadamente.

  • Más fáciles de mantener

Un motor eléctrico es mucho más limpio que uno convencional y, por ende, sencillo de mantener. Además, tiene un mecanismo tan simple y fiable que puede ser que, en la vida media de un barco, nunca necesite mantenimiento ninguno. Por lo tanto, podrás olvidarte de ello, a diferencia del continuo mantenimiento que se debe llevar a cabo en un motor convencional.

ventajas barcos eléctricos

Un repaso por la historia

Los inicios de la preocupación por la ecología se remontan a los años 70, debido al rechazo de la contaminación ambiental que generó el desarrollo industrial y, en parte, al movimiento hippy. Poco a poco, en el mercado náutico fueron apareciendo algunas novedades con propulsión eléctrica, como las embarcaciones Elco. Sin embargo, al principio se consideró como una moda pasajera y nadie los definía como “barcos ecológicos”. En Estados Unidos, habían otras prioridades y los barcos a motor roedores de gasóleo continuaron protagonizando los mares. Europa, que estaba más afectada por las crisis petrolíferas de los 70 y 80, sí tuvo que reducir más el combustible. No obstante, las mejoras en eficiencia energética fueron lentas y no ha sido hasta nuestros días que, con la ayuda de los movimientos ambientales, la sostenibilidad náutica se ha tomado más en consideración.

En los salones náuticos de los últimos años se ha podido comprobar cómo la sostenibilidad ha sido una de las mayores prioridades del sector: en el salón de Cannes de 2015, Arcadia Yachts presentó su Sherpa de 55 pies y paneles solares. En el de Mónaco, se lanzó el yate de 344 pies Acquaintance de Oceanco/Vitruvius, con un 20% reducción de consumo de combustible. Incluso en el Salón Náutico de Fort Lauderdale se presentó el modelo Greenline 48 como un “Híbrido NetGen”. Poco a poco, el sector náutico ha ido evolucionando hasta el día de hoy, contando con opciones mucho más sostenibles en el mercado, incluyendo barcos 100% eléctricos.

Historia barcos eléctricos 1: Histórico crucero eléctrico de Elco. 2: yate Arcadia 55 Sherpa. 3: Superyate Acquaintance de Oceanco/Vitruvius. 4: Greenline 48. Fuente: yachtworld.com.

Opciones en el mercado náutico

Hoy día, cada vez son más los astilleros y los amantes del mar preocupados por la protección del ecosistema. Tal es así que el constructor de barcos sueco X Shore apuesta hoy por embarcaciones 100% eléctricas con modelos como su Elex 8000. Pretende revolucionar la industria náutica y convertirse en el Tesla del mar. Los cascos de sus barcos han sido diseñados para ser lo más eficientes posibles al atravesar el agua. Además, para ser todavía más respetuosos con el medio ambiente, sus materiales son nobles y reciclables. Otra embarcación realmente sostenible es la danesa Rand Picnic Sport, de Rand Boats. Es 100% eléctrica, está construida a mano y cuenta con opción de energía solar. Es perfecta para el ocio, ya que ofrece una plataforma de baño de fácil acceso, un amplio espacio de almacenamiento y una mesa ajustable que puede bajarse y usarse como terraza de relajación. 

Para las personas que no invernan su barco, pero quieren asegurarse de dejarlo bien guardado cuando no lo usan, está el Fantail 217, de Canadian Electric Boat Company (CEBC). Una de sus principales características, además de ser 100% eléctrico, es su techo. Este es de dosel y no solo sirve para resguardarse del sol o de la lluvia, sino que también puede bajarse fácilmente para usarse como cobertor cuando se desea guardar la embarcación. Tiene capacidad para 10 personas y todo lo que se necesita para disfrutar de una navegación de hasta 10 horas es una recarga con un enchufe de 110 voltios. Por otro lado, la embarcación perfecta para los amantes del esquí acuático es la canadiense Bruce 22. Es 100% eléctrica, tiene una autonomía de unas 8 horas y es muy veloz. De hecho, puede alcanzar hasta los 36 nudos de velocidad con un estilo completamente nuevo. Su diseño es clásico y recuerda a las embarcaciones clásicas de antaño. 

barcos 100% eléctricos.</em> 1: Elex 8000 Fuente: expansion.com. 2: Rand Picnic Sport. Fuente: randboats.com 3: Bruce 22. Fuente: electricboats.ca. 4: Fantail 217. Fuente: electricboats.ca.

Para aquellos quienes prefieren algo práctico y fácil de transportar, lo ideal es la Foldable RIB. Diseñada en Inglaterra, se trata de una semirrígida revolucionaria que se pliega y se infla fácilmente en menos de cinco minutos. Depende de la energía eléctrica para su sistema de propulsión eficiente y cuenta con motores más pequeños y más livianos de lo normal. Además, es rápida, segura y económica. Por lo que respecta al mercado español, el sector náutico aquí también está siendo revolucionado con innovaciones como la Xouva 490, una embarcación 100% eléctrica “made in Galicia”. No requiere titulación náutica, ya que es pequeña y dispone de una velocidad de 4,8 nudos, es accesible a personas con movilidad reducida y cuenta con una autonomía de hasta 6 horas. Además, no contamina, no es nada ruidosa y tiene capacidad para siete personas.

Por otro lado, hay que tener en cuenta que en el mercado también existen embarcaciones híbridas para aquellos que no pueden permitirse un barco eléctrico, ya sea porque el precio no les convence, porque quieren todavía más velocidad, etc. El Greenline 40 Hybrid pertenece a la gama de barcos de propulsión híbrida del astillero esloveno Greenline, que tiene oficinas en Port Ginesta, Castelldefels. Este modelo cuenta con dos motores diesel Volvo D3 y motores eléctricos Mahle a la vez. Navegando con los diesel, puede alcanzar 22 nudos de velocidad y con los eléctricos, 6. Además, está equipado con placas solares en el techo para recargar las baterías. Otro híbrido que que destaca entre los demás es el catamarán Lagoon 420 Hybrid. Es uno de los pocos barcos híbridos/eléctricos a vela, está equipado con un parque de baterías de 72 voltios alimentadas por un generador diesel que genera toda la energía eléctrica que se consume a bordo. Por este motivo, el barco es capaz de soportar el funcionamiento de numerosos elementos eléctricos estando fondeados. En general, su funcionamiento es tan sencillo, que incluso una sola persona podría llevarlo tranquilamente.

barcos eléctricos e híbridos 1: Foldable RIB. Fuente: panoramanautico.com. 2: Xouva 490. Fuente: xovaboats.com. 3: Greenline 40 Hybrid. Fuente: yachtworld.com. 4: Lagoon 420 Hybrid.

Los barcos eléctricos del futuro

Con este repaso en el tiempo, hemos podido observar cómo los esfuerzos que han ido dedicando los astilleros para crear barcos ecológicos se han ido traduciendo cada vez más en una palabra: electricidad. Podríamos afirmar, por lo tanto, que todo apunta a que el barco del futuro es claramente eléctrico.  Ahora lo que falta es mejorar esta tecnología, reducir costes y crear todavía más modelos de embarcaciones eléctricas para conseguir una flota 100% eléctrica y, por ende, una navegación 100% sostenible.

Estamos a la espera de ver cuáles son las últimas novedades y avances en temas eléctricos que los astilleros están preparando para presentar en los próximos salones náuticos de este otoño, como, por ejemplo, en el majestuoso Cannes Yachting Festival, en el Genoa Boat Show o en nuestro Salón Náutico de Barcelona.

 

Más información sobre: Salones náuticos 2019.