¿Por qué comprar un barco eléctrico?

Autor Diego Yriarte
25/02/2021

Cada vez más particulares apuestan por un barco eléctrico debido a sus ventajas como: navegar sin contaminar, sin ruidos y con un importante ahorro en combustible. En este artículo hablamos sobre las principales características de este tipo de barcos. 

  • La mayoría de personas que apuestan por un barco eléctrico lo hacen por la salud del mar.
  • El mercado ofrece cada vez más opciones de tipos de barcos eléctricos, tanto a vela como a motor.

por qué comprar un barco eléctrico Este barco eléctrico es de la marca X Shore, la cual ofrece barcos 100% eléctricos. Foto: X Shore.

El barco eléctrico o híbrido va ganando cuota de mercado en diferentes sectores marítimos, particularmente en el profesional, por lo que ha llegado a la náutica deportiva con un importante bagaje de conocimiento. La tecnología ha permitido equipar ferris, barcos turísticos, remolcadores, etc. con embarcaciones que pueden aprovechar las estadías cortas en puerto para recargar sus baterías y navegar con 0 emisiones. Todo este desarrollo ha permitido que la náutica de recreo encuentre más soluciones. Las empresas de chárter son las que mejor han aprovechado esta situación, que no solo han encontrado una opción para clientes con conciencia ecológica, sino que también resulta muy provechoso el hecho de poder navegar en espacios protegidos como parques naturales.

Más información sobre: Cómo comprar un barco

Amplia oferta

La oferta de barcos eléctricos de todas las esloras y modelos conocidos crece día a día e incluye innovadoras propuestas, como los foils (pequeñas 'alas' que aportan un fuerte empuje a los barcos y que sacan literalmente el casco fuera del agua). Ya existen barcos a vela y motor con propulsión eléctrica desde las esloras más pequeñas, hasta mega yates de decenas de metros y millones. Motos de agua eléctricas, lanchas eléctricas con o sin foils, tablas de surf, etc. Prácticamente, a todo lo que flota se le ha puesto un motor eléctrico, podríamos decir hasta submarinos, pero en realidad éstos fueron los precursores en la propulsión híbrida diésel-eléctrica.

Hace casi dos siglos de la primera referencia de una embarcación con propulsión eléctrica, pero en la última década el desarrollo es exponencial. Indudablemente, los avances en las baterías, cada vez más ligeras y con mayor capacidad, han sido un gran impulso, pero existen otras opciones como las pilas de combustible o los motores híbridos.

por qué comprar un barco eléctrico_amplia oferta Este es un ejemplo de un barco eléctrico con los innovadores foils. Foto: Candela Speed Boats AB.

¿Barco eléctrico a vela o a motor?

A la hora de comprar un barco eléctrico puede surgir la duda de si comprarlo a vela o a motor. Sin lugar a dudas, las embarcaciones a vela lo tienen mucho más fácil porque la utilización del motor es menor, se utiliza con velocidades bajas y son más las formas de recuperar energía. Un velero usa el motor para maniobrar en puerto, luego iza sus velas. Los motores eléctricos son reversibles por lo que, mientras navega a vela, la rotación de la hélice le permite generar energía y recargar baterías. En los veleros también se pueden utilizar otros métodos de regeneración, como puede ser los generadores eólicos o los muy eficientes hidrogeneradores, además de los populares paneles solares. Ya hay muchos de los grandes astilleros que ofrecen la opción de motor eléctrico en sus catálogos y existen empresas como Oceanvolt que realizan instalaciones nuevas o remotorizaciones equipando unidades 100% eléctricas o híbridas.

Las embarcaciones a motor tienen dos opciones: 

  1. Motores 100% eléctricos que ofrecen una autonomía razonable; si bien, la velocidad de navegación es reducida, entre 8 y 12 nudos. Esta situación ha generado un cambio muy importante en la forma de navegar: ya no es necesario ir a 30 nudos con ruido, vibraciones, y contaminación, para llegar a una cala y disfrutar de la naturaleza; ahora es posible disfrutar de la navegación en silencio o de una buena charla mientras se navega escuchando el ruido del agua.
  2. Navegación híbrida en la que se puede optar por navegar con las prestaciones de un motor de explosión, o navegar en modo eléctrico.

La propulsión eléctrica ha encontrado en el mercado de los mega yates un excelente nicho, debido a que la normativa en este tipo de embarcaciones es muy restrictiva con el transporte y almacenamiento de combustibles fósiles, por lo que las embarcaciones auxiliares con propulsión eléctrica les ofrece una interesante solución. 

Más información sobre: 

Cómo elegir un velero

Cómo elegir un barco a motor

Reducción del mantenimiento

Los motores eléctricos no requieren mantenimiento y prácticamente no tienen piezas que puedan romperse. Además, las baterías duran entre 7 y 10 años y, para cuando sea necesario el cambio, es probable que hayan mejorado. Por lo tanto, seguramente el paso del tiempo ayudará a reducir costes, pero si solamente analizando el ahorro en combustible, cambios de aceite, filtros, correas etc. el cálculo final sale a cuenta.

Más información sobre:

Mantenimiento del motor

Mantenimiento del motor, cambio de aceite y filtro

reducción del mantenimiento Los motores convencionales requieren mayor mantenimiento que los de un barco eléctrico. Foto: Diego Yriarte.

Mejores baterías

Es evidente que el impulso de la industria del automóvil y su gran inversión en I+D ha favorecido las mejoras en los acumuladores. Las alianzas estratégicas como la ya conocida de los motores Torqeedo con las baterías desarrolladas por BMW han sentado un precedente y aún van más allá como en el caso de Silent Yachts, con Volkswagen y su marca de diseño Cupra, que comparten varios elementos tecnológicos y de diseño.

Una parte importante de este aspecto es que varias automotrices han encontrado una forma de reciclar las baterías usadas dándole una nueva vida en una embarcación, también lo ha hecho Tesla o Renault.

Algunas fábricas de baterías han encontrado un nicho muy interesante al ofrecer baterías “a medida”. Por ejemplo, la valenciana Endurance, ofrece en su división Marine, la posibilidad de que los diseñadores encuentren el mejor formato que se adapte a sus modelos.

Las baterías han tenido importantes progresos en cuanto a su rendimiento y una autonomía aceptable para la navegación. La vida útil de las baterías también se ha prolongado y es de aproximadamente entre 7 y 10 años; por lo que, de aquí a que tenga que cambiarlas seguramente habrán evolucionado para ofrecer mejores prestaciones.

Más información sobre: Tipos de baterías y mantenimiento

Más que baterías

Energy Observer lleva prácticamente una década y más de 7.000 millas investigando soluciones prácticas para abandonar los combustibles fósiles. Han colaborado con Toyota para el desarrollo de una pila de combustible capaz de proveer la energía necesaria para la navegación. Uno de los primeros frutos de esta alianza es el Hynova 40, una embarcación abierta, de 12 metros de eslora, equipada con el REXH2 (Range Extender Hydrogen). Es la primera embarcación construida en serie equipada con esta motorización que, aparentemente, es una de las mejores opciones para embarcaciones de motor.

Motores híbridos

Posiblemente, la opción híbrida sea la más eficiente para una transición hacia sistemas que ofrezcan más autonomía. Hay quien piensa que un híbrido sigue siendo un motor a explosión, pero no es así. Un motor de gasolina o diésel puede ser muy eficiente en cuanto a consumo y contaminación si se utiliza en un régimen estable de revoluciones, como es el caso de un generador.

Greenline es uno de los astilleros con más experiencia en embarcaciones de este tipo y cuenta con una gama de embarcaciones entre 33 y 65 pies de eslora.

La ventaja de una motorización híbrida radica en la posibilidad de navegar en modo eléctrico 100% o mediante los motores diésel con tan solo apretar un botón. Mientras el barco navega en modo motor térmico, los motores eléctricos cargan las baterías.

Novedades continuas

Prácticamente no pasa una semana sin que se presente alguna sorprendente novedad. Los estudios de diseño mantienen una actividad frenética para ofrecer lo último. Según el diseñador Philippe Briand “a las nuevas generaciones ya no les interesa ganar regatas de veleros, ahora gana quien es más ecológico”. Los mega yates se han convertido en la punta de lanza de este gran cambio y los armadores disfrutan de la navegación en silencio. Y un mega yate no viene solo, incluye un importante número de “juguetes” que ahora son eléctricos: embarcaciones auxiliares como lanchas o neumáticas, motos de agua, submarinos personales, etc.

Pero también son continuas las novedades en el sector de las embarcaciones para simples mortales, tal es así que la industria especifica tiene su propio salón náutico: Electric & Hybrid Marine Exposition.

Más información sobre: 

Los yates más caros del mundo

El barco más grande del mundo

Por qué comprar un barco eléctrico_Novedades continuas Philippe Briand anuncia el SY200, un velero autosuficiente. Foto: Philippe Briand Group.

El barco eléctrico en regatas

El mundo de la competición no ha quedado exento de movimiento mundial. La renombrada regata en solitario Vendée Globe, ha contado en su línea de salida con más de una embarcación dispuesta a dar la vuelta al mundo sin quemar combustibles fósiles. Ya lo había intentado Bubi Samsó con el Acciona 100% ecopowered en la edición del 2012, y en la última edición fueron más las embarcaciones que se sumaron al reto, entre los que destaca, el Hugo Boss de Alex Thomson.

Falta muy poco para que podamos ver el primer prototipo del RaceBird, la embarcación diseñada por Sophi Horne, para competir en las “UIM E1 World Electric Powerboat Series” el primer campeonato de barcos eléctricos creado por Alejandro Agag, el fundador de la Fórmula E y la Extreme E. La embarcación promete velocidades de hasta 60 nudos y regatas intensas en recorridos de aproximadamente 15 minutos, por lo que se puede completar un campeonato durante un fin de semana. En principio, las embarcaciones serán iguales para que luego cada equipo pueda hacer sus mejoras. Habrá 12 equipos con dos barcos cada uno, un barco quedará en Europa y otro a bordo del “St. Helena” un antiguo buque que ha sido modificado para ofrecer las funciones de transporte y de village para los eventos fuera de Europa. La competición no solo promete ser apasionante, también pretende ser un revulsivo que genere conciencia y que aporte soluciones para el desarrollo de la navegación sostenible.

Más información sobre: Barcos eléctricos