¿Cuáles son las mejores motos de agua?

Autor Celina Ranz
15/07/2021

Emoción, velocidad, independencia… Las mejores motos de agua se caracterizan por estar a medio camino entre un vehículo acuático potente y una estupenda alternativa de ocio en el mar. Esta versatilidad las convierte en una inversión tan interesante para los amantes de las emociones intensas como para quienes desean explorar los paisajes costeros con mayor libertad.las mejores motos de agua

¿Aún no tienes claro cuánto vale una moto de agua o qué factores tener en cuenta antes de comprar? Despejamos las dudas más habituales con un repaso a las mejores marcas de motos de agua y a los rasgos más característicos de estas embarcaciones ligeras.

¿Cuáles son las mejores marcas de motos acuáticas?

Si repasas los catálogos de náutica, descubrirás que hay tres marcas de motos de agua que acaparan todo el protagonismo:

  1. Moto de agua Yamaha: son las reinas del mar en lo que a motos de agua de lujo se refiere. Las motos funcionales, potentes y fiables de la serie WaveRunner se han hecho muy populares entre quienes practican esta actividad. Con todo, probablemente el modelo más famoso de Yamaha sea la FX SVHO, una cruiser de gran tamaño (hasta 3 personas) fabricada en NanoXcel2, material que aporta volumen sin que afecte notablemente al peso.
  2. Moto de agua Sea Doo: fabricante de motos de agua desde la década de los sesenta del siglo XX, es una marca que destaca por incluir accesorios innovadores en todos sus modelos y fijar los precios más competitivos del mercado. Entre sus propuestas más exitosas se engloba la Sea-Doo RXP-X 260, una moto acuática de gama alta provista de un sistema Learning key que adapta la potencia a las habilidades del piloto.
  3. Moto de agua Kawasaki: fue la primera marca en comercializar una moto de agua tal como la conocemos en la actualidad, lo que le proporciona un largo recorrido en el sector. Esta experiencia se pone de manifiesto en modelos muy estables y con un alto nivel de navegabilidad, como la Kawasaki Ultra 300X y su estupendo motor de cuatro tiempos.

las mejores motos de agua Narke es la primera moto de agua eléctrica del mundo de producción en serie. Con un motor de 71kW, alcanza una velocidad máxima de 30 nudos y lo más importante, es silenciosa. Foto: Narke.com

Fuera del podio ganador también hay otras propuestas innovadoras. La Narke moto de agua va un paso más allá de los convencionalismos. Tal vez no sea la apuesta más potente o lujosa del sector, pero sí la más silenciosa y ecofriendly. Se trata de la primera moto de agua 100 % eléctrica, provista de un motor de 71 kW que te permite alcanzar una velocidad máxima de 30 nudos (alrededor de 55 km/h). Estupenda para iniciarse en este mundillo o navegar en ríos y lagos.

Ver todos los productos en venta en CosasDeBarcos de: Yamaha | Sea Doo | Kawasaki

¿Cuál es la moto de agua más potente del mercado?

Uno de los rasgos característicos de este tipo de embarcaciones es la velocidad con la que se actualizan. Cada año aparecen nuevos lanzamientos o propuestas mejoradas de los modelos más populares. Dentro de este último grupo está la RXP-X RS 300 de Sea Doo, capaz de pasar de 0 a 100 km/h en 3,7 segundos gracias a una hélice impulsora pulida que aumenta la aceleración. 

A día de hoy, y con sus 300 CV, es una de las motos acuáticas de serie más potentes del mercado. Solo la supera con creces la Black Marlin Luxury, de 550 CV, pero esta es una moto de agua de superlujo que juega en otra liga.

¿Cuál es la moto de agua más fiable?

mejores motos de agua Este modelo de Sea-Doo se caracteriza por tener un exclusivo sistema de freno y retroceso que aumenta considerablemente la seguridad de quienes lo disfrutan. Foto: Sea-Doo.com

La fiabilidad de una moto de agua no depende exclusivamente de sus características de fabricación, sino de la pericia y experiencia del piloto. No obstante, y por norma general, los modelos de lujo o de rendimiento, orientados a realizar travesías sentados, más largas y con 2, 3 y hasta 4 tripulantes, ofrecen mayor estabilidad que un jet ski monoplaza en el que se navega de pie y el objetivo está puesto en los saltos y los caballitos.

El dominio del jet ski también es más complicado, dado que la potencia de la turbina es mucho mayor. Sin embargo, el jet ski permite la realización de giros mucho más rápidos, por lo que si lo que buscas es hacer acrobacias sobre las olas, te interesará más esta alternativa.

Tu perfil como piloto es clave en la elección de una moto de agua. Si le das prioridad a la manejabilidad, la seguridad y la estabilidad y tienes pensado navegar en aguas abiertas, la Yamaha RXT-X 2020, la Sea Doo RXT-X 2020 y la Kawasaki Ultra LX han puesto el listón muy alto. Son modelos de lujo en los que la comodidad y el fácil manejo no comprometen la diversión.

¿Qué velocidad alcanza una moto de agua? 

Para quienes conciben las travesías en moto de agua como una oportunidad de volar sobre las olas, la velocidad representa un aspecto prioritario. La velocidad de las motos de agua más potentes del mercado ronda las 65 nudos, es decir, unos 120 km/h a máxima potencia.

Por sí sola, la velocidad que alcanza una moto de agua no es el dato más significativo. Habrá que relacionarla con la potencia de la embarcación, que es la que va a permitir disfrutar de una experiencia más o menos intensa. En este sentido, la horquilla es muy amplia y va desde los 50 CV de las versiones monoplaza o jet ski hasta los 350 CV de los multiplaza o run about, que pueden con el peso de incluso cuatro tripulantes.

¿Cuánto consume una moto de agua?

Ahora que ya tienes un poco más claro cuáles son los aspectos que definen a las mejores motos de agua, conviene abordar un tema que puede modificar de manera significativa la decisión final de compra. El consumo de una moto acuática es un gasto ineludible que debes considerar junto a otros aspectos esenciales como precio, tamaño o potencia.

¿Qué influye en el consumo de combustible de una moto de agua? Como con cualquier otro tipo de embarcación a motor, la rapidez con la que se consume el combustible del depósito depende de factores que puedes controlar, como tu forma de gobernar la embarcación, y de otros aspectos que no dependen de ti, ya sea el estado de la mar o cuestiones relacionadas con el diseño:

  • Tipo de motor
  • Cilindrada
  • Relación potencia/aceleración
  • Tipo/material del casco
  • Peso de la embarcación
  • Condiciones meteorológicas
  • Condiciones del mar
  • Número de paradas y arranques
  • Gobierno de la embarcación

Los modelos más grandes y modernos del mercado, sobre todo en el ámbito de las motos de agua de tres plazas, están provistos de grandes depósitos de combustible (en torno a los 60 l). No obstante, su consumo suele ser elevado y la autonomía de una moto de agua es bastante limitada en comparación con otro tipo de embarcaciones.

Si bien el modelo, la potencia y el uso que le des a la moto acuática serán determinantes para el cálculo del consumo, de modo muy general los 20 l/h en travesía son una cantidad de consumo razonable. De este dato se puede deducir que, a menos que lleves combustible extra para repostar o que estés en disposición de hacer las paradas pertinentes en ruta, las salidas tendrán una duración de no más de 2/3 horas.

¿Cuánto cuesta una moto de agua?

mejores motos de agua

El modelo Black Marlin Luxury de Mansory es uno de los más rápidos, potentes y exclusivos del mercado. Está fabricada con fibra de carbono y cuenta con una potencia de hasta 550CV. Foto: mansory.com

Todas las características analizadas en los apartados anteriores influyen en mayor o menor medida en el precio de una moto de agua. En la actualidad, la moto de agua más cara del mundo probablemente sea la Black Marlin Luxury que ya hemos citado, un exclusivo modelo de Mansory cuyo precio asciende a 55.000 euros.

Pero no hay que asustarse. Si puedes prescindir de esos 550 CV de potencia y de un espectacular casco fabricado íntegramente en fibra de carbono, encontrarás opciones mucho más asequibles. Se trata de un mercado muy amplio y con bastante movimiento, por lo que si le dedicas algo de tiempo, seguro que darás con la mejor moto de agua para ti.

En el ámbito de las motos de segunda mano es fácil encontrar modelos en torno a los 3.000 euros. No obstante, y teniendo en cuenta el uso intenso al que se someten estas embarcaciones ligeras, es importante analizar con lupa todos los detalles, entre ellos, las revisiones y posibles reparaciones que ya se hayan realizado.

Como inversión a largo plazo, resultará siempre más rentable comprar una moto nueva. Tienes acceso a motos acuáticas de alta gama a partir de los 12.000 euros. Lo que más influye en el precio no es tanto la marca, los materiales o el tamaño, sino la potencia. 

Así, un mismo modelo puede costar hasta 4.000 euros más solo con cambiar un motor de 130 CV por uno de 155 CV. Te conviene valorar el tipo de travesía que vas a realizar y el uso que le vas a dar a la moto. En cualquier caso, con un presupuesto tope de 20.000 euros tienes más que de sobra para hacerte con una auténtica joya de las embarcaciones impulsadas por turbina.

Cuando te plantees cuál es la mejor moto de agua para comprar no debes pasar por alto otro tipo de gastos más allá de su precio. Tener una moto de agua también implica:

  • Obtención de una licencia de navegación básica: 200 euros aprox.
  • Un remolque con el que transportar la moto: entre 500-1.000 euros.
  • Equipo de seguridad y ropa: chaleco (50 euros), neopreno (150 euros), gafas y guantes deportivos (100 euros).
  • Accesorios: lona de protección (250 euros) y ancla (100 euros).
  • Mantenimiento: calcula unos 300 euros anuales para el mantenimiento básico, aparte de posibles reparaciones.
  • Amarre: si dejas la moto en puerto, el amarre puede suponer un desembolso extra de 150 euros mensuales. La ventaja de las motos de agua es que, si tienes espacio en el garaje, la puedes guardar perfectamente en casa.
  • Seguro: entre 200-300 euros al año.

¿Preparado para surfear las olas montado en tu moto de agua? Aventura y diversión son dos de los ingredientes principales de esta disciplina náutica, un extra de adrenalina para las escapadas de verano.