Los barcos más raros del mundo

Autor Lidia Naranjo Martínez
05/03/2020

El mundo de la náutica nunca deja de sorprendernos con sus diseños y embarcaciones que cada vez van más allá de la imaginación. En este artículo destacamos los 8 barcos más raros del mundo y sus características.

Los barcos raros pueden ser originales, o más, bien algo antiestéticos. En cualquiera de los casos, no cabe duda que hay que tener mucha imaginación para llegar a construirlos. Los hay que que por sus formas nos recuerdan a una araña, una bisagra, un cohete, un huevo o un avión. A continuación revelamos nuestra lista de los ocho barcos más raros del mundo, así como las características más relevantes de cada uno de ellos.

earthrace

Earthrace, el barco futurista

El Top 1 de nuestra lista de barcos más raros del mundo lo encabeza el Earthrace, un barco futurista por su aspecto y también ecológico. Fue construido como ejemplo del uso de tecnologías amigables para el medio ambiente utilizando el biocombustible y el biodiesel para hacerlo funcionar, pero sin dejar atrás la velocidad. De hecho, en 2008 consiguió dar la vuelta al mundo en 60 días, 23 horas y 49 minutos, rompiendo así el récord de velocidad jamás conseguido con un barco.

Este trimarán futurista de 24 metros de eslora fue construido en 2005 con materiales de fibra de carbono y kevler. También incluye otras características como pintura no tóxica para el ecosistema. Su diseño aerodinámico, permite alcanzar los 40 nudos de velocidad y navegar sin repostar durante 3.700 kilómetros, mientras que su sistema hidráulico le permite penetrar las olas. Además, puede sumergirse hasta siete metros en caso de mal temporal en el mar. Sin embargo, 2010, fue embestido por un ballenero japonés y perdió la proa y desde entonces no ha vuelto a navegar.

earthrace Earthrace. Foto: Live Yachting y Cosas Únicas.

Cosmic Muffin, el barco avión

El Cosmic Muffin es el mayor caso de reciclaje de nuestra lista y su historia es realmente curiosa: ha servido como medio de transporte tanto por mar, como por aire. Fue construido en 1969 a partir de un avión B-307 Stratoliner y tardó cuatro años en convertirse en la exótica embarcación que es actualmente para surcar los mares. 

El propietario que llevó a cabo esta transformación es Kenneth W.London, un coleccionista y piloto que quería dar la vuelta al mundo en él, pero la II Guerra Mundial se lo impidió. A día de hoy, este barco avión pertenece a David Drimmer y su empresa, Planeboats, lo había alquilado en Estados Unidos a personas que quisieran navegar a bordo de los barcos más originales de la historia. Se navega desde la cabina principal utilizando los controles de vuelo originales. Su interior, retro, cuenta con espacios muy amplios y todas las comodidades posibles. Se tiene previsto que dueño lo use para causas benéficas como la recolección de fondos o proyectos de educación.

cosmic muffin Cosmic Muffin. Foto: Paul Noll e Inhabitat.

Jet capsule, el barco cápsula

Este barco cápsula combina el lujo de un yate, con una maniobrabilidad y comodidad excepcionales gracias, en buena parte, al uso de sus materiales: la fibra de vidrio y de carbono. Su diseño redondeado consigue ofrecer, en tan solo 7,35 metros de eslora, tal espacio interior que puede ser fácilmente configurado para diversos propósitos: lancha de recreo, taxi marítimo, bote patrulla, ambulancia de agua o discoteca, entre otros.

Conocido por su diseño en forma de huevo o nave espacial, este barco fue fabricado por la empresa italiana Lazzarini Design en 2016. A bordo, cuenta con una terraza protegida y una zona de estar con capacidad para ocho tripulantes. Dispone de puertas de cierre automático, techo, plataforma de buceo trasero, dormitorio convertible y aseo. Sus configuraciones permiten convertirlo en un barco estilo limusina con dos sillones a babor y estribor, hasta la configuración para taxi, con trece asientos. Por la noche, se ilumina con las luces interiores y exteriores de la cápsula, diseñadas para dar la impresión de un vehículo espacial que flota sobre el agua.

jetcapsule Cosmic Muffin. Foto: Loff y The Homestead Guru.

WAM-V Proteus, el barco araña

El Proteus es una especie de catamarán de cuatro enormes patas flexibles y articuladas que lo han coronado como el barco araña. Estas sirven para conectar la cabina, ubicada en el centro y al aire, con los dos cascos flotantes. Según su diseñador, Hugo Conti, este tipo de patas formadas por tramos de flotadores permiten que la embarcación navegue sin romper las olas, sino adaptándose a ellas y, por ello, es más eficiente.

El barco araña fue construido con el objetivo de de llevar a cabo investigaciones científicas y ambientales del mar. Con una eslora de 30 metros, puede navegar 5.000 millas con un tanque de 9.000 litros de diesel y tiene capacidad para 12 personas. Los principales materiales de su construcción son el titanio, el aluminio y la fibra de carbono. 

wam proteus WAM-V Proteus. Foto: Cosas Exclusivas y Wam.

Bottsand Y 1643, el barco bisagra

El Bottsand Y 1643 es un buque que está diseñado para recoger vertidos de hidrocarburos derramados en el mar. Conocido popularmente como barco bisagra por la imagen que tiene cuando está en plena faena con sus dos cascos abiertos, puede limpiar y retirar hasta 140 metros cúbicos de aguas contaminadas. 

El barco bisagra fue construido en 1987, cuenta con 43 metros de eslora y pesa 650 toneladas. Cuando sus dos cascos se unen, puede alcanzar los diez nudos de velocidad y, cuando el buque se encuentra en la zona contaminada, se abre por la mitad hasta los 65º para recoger los vertidos. Cada uno de sus cascos pueden ser operadas por sólo seis técnicos y su depósito de recuperación puede contener 790 metros cúbicos.

bottsand y 1643 Bottsand Y 1643. Foto: Gaceta Náutica y Ugly Ships.

Flip, el barco vertical

Ver el barco Flip en plena acción es muy impactante, ya que la primera impresión al verlo es la de un barco hundiéndose, pero tranquilos, no se hunde. Su característica principal es que permanece en equilibrio en medio del océano en posición vertical para poder realizar sus funciones, tal y como el nombre con el que le hemos bautizado indica. 

Se trata de una embarcación de laboratorio de la Marina Militar de los Estados Unidos, fue construido en 1962 y tiene una eslora de 108 metros. Sus tareas principales son el estudio de la altura de las olas, la recopilación de datos meteorológicos y la medición de parámetros como la temperatura y la densidad del agua. Tarda unos 28 minutos en completar todo el proceso desde la posición horizontal hasta llegar a los 90º. Para permitir que capte señales acústicas, no se ha equipado con ningún tipo de motor y para moverlo de un lugar a otro debe ser remolcado. Sus literas y baños están construidos sobre juntas universales, de tal manera que pueden girar junto con la embarcación y pueden ser usados en cualquier posición. Durante la rotación, los pasajeros, que pueden ser máximo 16, se mueven desde el puente hasta el mamparo.

flip Flip. Foto: Peru.

Turanor PlanetSolar, el barco solar

El Turanor Planet Solar es un catamarán de 31 metros de eslora que consigue navegar solamente gracias a la energía solar que recolectan los paneles solares ubicados en su cubierta. Se convirtió en el primer vehículo alimentado por energía solar que viajó alrededor del mundo, un recorrido que completó en 584 días.

El barco solar permaneció un tiempo amarrado en Barcelona en 2010 hasta que inició su expedición alrededor del mundo con un objetivo de viaje solar: "construir el conocimiento fundamental y promocionar el desarrollo en el área de la movilidad solar", según explicaban los organizadores. Concretamente, está cubierto de 516 metros cuadrados de paneles solares y lo llevan a una velocidad media de crucero de cinco nudos, aunque puede llegar a alcanzar una máxima de 14 nudos. También cuenta con unas “alas” que se desplegan para maximizar su potencial de recolección de energía.

turanor planet solar Turanor Planet Solar. Foto: Mike Shouts y Taringa.

Adastra, el barco cohete

El Adastra es un super yate trimarán valorado en más de 11 millones de euros. Fue construido en 5 años por McConaghy Boats con el propósito de poder dar media vuelta al mundo con un solo depósito sin olvidar el lujo y la comodidad de los pasajeros en todo momento. Es decir, ofrece las velocidades de un trimarán de carreras, pero en un yate suficientemente estable y suntuoso, a la par que eficiente.

Aunque puede alcanzar grandes velocidades en mar abierto (su máxima es de 22 nudos), el apodo del yate viene más bien por sus formas, ya que los dos cascos laterales más pequeños, junto al casco principal mucho más alargado y ubicado en el centro, recuerdan al aspecto de un cohete. Su superestructura está construida en fibra de carbono y el casco, en fibra de vidrio y kevlar. Equipado con un motor Caterpillar de 850 kW en el casco central, y dos motores Yanmar de 80 kW en los cascos laterales, el barco cohete consume 90 litros la hora a una velocidad de 13 nudos. Cuando reduce su velocidad hasta los 10,5 nudos, puede recorrer 18.500 kilómetros sin repostar, en condiciones de plena carga, con un consumo de 25 litros por hora.

adastra Adastra. Foto: Va de Barcos.

Más información sobre:

El barco más grande del mundo

Los yates más caros del mundo