El barco más grande del mundo

Autor Lidia Naranjo Martínez
16/01/2019

Cada vez los gigantes del mar van más allá de la imaginación, con mayores dimensiones y lujos a bordo, creando así auténticas ciudades flotantes.

  • El barco más grande del mundo es el barco de mercancías Maersk Mckinney Moller.
  • El crucero más grande del mundo es Simphony of the seas y el yate, el Azzam.

 Maersk Mckinney Moller Maersk Mckinney Moller Maersk Mckinney Moller. Foto: Marine Traffic.

El barco más grande del mundo es el Maersk Mckinney Moller. Se trata de un buque de carga de 400 metros de eslora por 59 metros de manga. Cuenta con una capacidad de 18.270 contenedores (de unos veinte o cuarenta pies cada uno) y fue construido en 2013 en Corea del Sur. Pero este barco tiene fines muy distintos a las embarcaciones que nosotros solemos frecuentar, ya que está construido para transportar mercancías en masa. Por lo tanto, a la hora de hablar del barco más grande del mundo deberíamos destacar dos tipos de barcos diferentes: los cruceros y los mega yates.

Cruceros

Symphony of the seas

Symphony of the seas es el nombre con el que se ha bautizado al crucero más grande del mundo. Un irreal barco que cuenta con nada más ni nada menos que 362 metros de eslora (la altura del Empire State es de 381) y 65 metros de manga. Tiene un total de 18 cubierta y capacidad para 6.780 pasajeros. En 2018 fue construido por el astillero francés Saint Nazaire para la compañía Royal Caribbean International y ya ha realizado rutas por el Mediterráneo saliendo de Barcelona como puerto base. Su interior es tan impresionante como su exterior: está dividido en 7 barrios distintos, a los cuales se puede acceder a través de su tobogán de diez niveles de alto. Además, dispone de simuladores de surf, minigolf, parque acuático y 20 restaurantes en los que pueden encontrarse camareros robot sirviendo bebidas.

Symphony of the seas Symphony of the seas. Foto: cruiseweb.com.

Harmony of the seas

Hermano del anterior, Harmony of the seas también es de la compañía Royal Caribbean. Este gigante del mar fue botado en 2015 y también cuenta con 362 metros de eslora, pero con una manga de 47 metros. Dispone de 16 cubiertas y se divide en 7 barrios, entre los cuales destaca el Central Park, un enorme parque en el centro de la embarcación con atracciones acuáticas innovadoras. En esta zona, resulta imposible fijar la mirada en el gigantesco tobogán de 100 largos pies, que, sin embargo se recorren en tal solo 13 segundos. Este tobogán se convirtió en el más largo jamás construido en un barco.

Harmony of the seas Harmony of the seas. Foto: Passenger6a y Royal Caribbean.

Allure of the seas

Con 361,05 metros de eslora y 47 de manga, el Allure of the Seas tuvo como puerto base a la ciudad de Barcelona durante el verano de 2015. Su tamaño es tan grande que tuvo que ocupar dos terminales en el puerto. Al igual que los dos buques anteriores, es de la compañía Royal Caribbean y cuenta con 7 barrios distintos, cada uno de ellos equipados con diversas atracciones temáticas. Algunos de estos extravagantes vecindarios son el Boardwalk; donde se encuentra el teatro de agua y el carrusel de atracciones y el Entertainment Place; que destaca por su pista de patinaje sobre hielo, su casino y la entrada al amber theater.

Allure of the seas Allure of the Seas. Foto: Crucerator y Holigay.

Oasis of the seas

Oasis of the seas revolucionó los cruceros con su concepto de “barrio”. Esta innovación divide la nave en 7 zonas temáticas pensadas para que los pasajeros vivan experiencias adecuadas a sus gustos, preferencias o estados de ánimo. Los barrios que destacan del Oasis son el Royal Promenade; que contiene el primer bar en movimiento construido en un barco para que sus pasajeros tomen cócteles mientras son desplazados, y su Piscina y zona deportiva; que incorpora la primera tirolina en altamar a una altura de nueve cubiertas.

Oasis of the seas Oasis of the Seas. Foto: imgur.com y youmailr.com

Norwegian Epic

Con 320 metros de eslora y 40 metros de manga, Norwegian Epic es el barco más grande de la compañía Norwegian Cruise Line NCL. Fue construido en 2010 por la constructora naval francesa STX bajo el concepto “Crucero a su aire” y revolucionó la industria naviera permitiendo a los pasajeros mayor flexibilidad y libertad a bordo. Ofrece variadas opciones de entretenimiento, desde una pista de bolos y una pared de escalada para el día, hasta el primer bar de hielo en altamar para la vida nocturna. Un crucero que sorprende hasta con el más mínimo detalle, como con las paredes de sus camarotes, paredes curvas que simulan las formas de las olas, como una prolongación del mar por el que navega.

Norwegian epic Norwegian Epic. Foto: Norwegian Cruise Line y revista viajeros.

Mega yates

Azzam

“Decidio”. Ese es el significado de “Azzam”, el mega yate de 180 metros de eslora que actualmente se sitúa como el más grande del mundo jamás construido. Un impactante yate privado que supera las cifras de la industria: sus medidas son casi como las de dos campos de fútbol. Podría confundirse por un crucero. Pertenece al presidente de los Emiratos Árabe Unidos, Jalifa bin Zayed Al Nahayan, y fue construido por el astillero alemán Lürssen en 2010. El objetivo era crear un sofisticado yate de diseño atemporal e innovador que pudiera navegar a alta velocidad, incluso en aguas cálidas y poco profundas. Entre las paredes de su interior, se encuentran un gran salón principal de 29 metros y cuatro niveles, una piscina cubierta, una discoteca y un cine. Además. alberga un helipuerto y está protegido mediante sistema antimisiles.

azzam Azzam. Foto: Nauta 360 e Idealista.

Eclipse

Eclipse, el mega yate del multimillonario ruso Román Abramóvich, desborda lujo y comodidades. Fue botado en 2009 y, pese a su gran tamaño (167 metros de eslora), alcanza los 25 nudos. En sus entrañas, se halla un helipuerto que desaparece bajo cubierta apretando un botón y en en sus bodegas, un hangar con apertura al mar para tres enormes lanchas. También tiene un submarino que se sumerge 50 metros. En el sexto piso, se ubica el dormitorio de 80 metros cuadrados del magnate, con paredes forradas con piel de pez raya y protegidas con cristales blindados. Las sillas del salón también están cubiertas con piel de leopardo y las mesas, de cocodrilo.

Eclipse Eclipse. Foto: El blog del lujo.

Dubai

Una persona que es gobernante del emirato de Dubai, Primer Ministro y vicepresidente de los Emiratos Árabes Unidos; Mohamed bin Rashid Al Maktum, no puede darle un mejor nombre a su megayate que el de su ciudad. Botado en 2006, Dubai fue construido por los astilleros Blohm & Voss y Lürssen. A parte de los tres ascensores conectados con todas las cubiertas, tiene una gigantesca escalera circular con peldaños de vidrio que cambian de color y que une todas las suites. También tiene mosaicos hechos a mano, una pista de squash, un spa con talasoterapia, cine y discoteca. En la cubierta principal, hay una piscina con azulejos hechos a mano, un gran jacuzzi y una enorme plataforma de baño para deportes acuáticos.

Dubai Dubai. Foto: laguiadelvaron e imagenesemi.

Dilbar

El magnate ruso Jalifa Alisher Usmánov encargó al astillero alemán Lürssen la construcción de un mega yate que no solamente resaltase por su lujo, sino que también fuese respetuoso con el medio ambiente sin tener que renunciar, por ello, al desempeño. El resultado fue Dilbar, el primer barco que cuenta con un sistema de filtros de emisiones para controlar el nivel de dióxido de carbono que genera. Aunque tenga una enorme eslora de 156 metros, solamente tiene capacidad para 20 pasajeros. Eso sí, Jalifa se aseguró de que cada uno de ellos pudiesen alojarse cómodamente en espectaculares suites. El exterior destaca por su perfil transatlántico clásico. Sin embargo, lo que se esconde detrás de sus paredes es un misterio, ya que no se ha dado mucha información al respecto.

dilbar Dilbar. Foto: megaricos y nauta360.

Al Said

El megayate Al Said comparte nombre con su propietario, Qabus bin Said al Said, Sultán de Omán. Construido completamente en acero por el astillero Lürsen en 2007, esta auténtica ciudad flotante cuenta con 155 metros de eslora y tiene capacidad para 70 pasajeros y 154 tripulantes. Su casco es de acero y su superestructura, de aluminio. Entre sus cinco cubiertas, ofrece piscina, spa, jacuzzi, un enorme solárium y hasta una sala de conciertos con capacidad de albergar a todos los integrantes de una orquesta de más de 50 músicos y actores. El Sultán de Omán suele navegar con dos helicópteros militares y 12 Mercedes-Benz a bordo.

Al Said Al Said. Foto: NauticExpo y Softomic.