Comprar un barco en un salón náutico

Autor José Luís de la Viña
18/09/2018

El salón náutico es el lugar por excelencia para comprar un barco, además los expositores suelen preparar ofertas especiales para el acontecimiento.

Si estás pensando en comprar un barco nuevo, visitar un Salón Náutico es casi obligatorio. Las ventajas son muy obvias: puedes tener acceso a una gran variedad de barcos dentro de una misma eslora o rango de precios, conocer mejor nuevas marcas y las novedades de tus astilleros preferidos, aprovechar ofertas y descuentos y disfrutar de un entorno en el que puedes tomarte el tiempo que quieras para observar detenidamente varias embarcaciones en un mismo día, algo imposible si te limitas a los concesionarios de tu zona.

Diez sencillos pasos para comprar un barco en un salón náutico

  1. Decide el tipo de barco que quieres y el salón que vas a visitar
  2. Define un presupuesto que incluya precio del barco y gastos anuales
  3. Explora el mercado y consulta portales especializados en la venta de barcos
  4. Decide cuál el mejor barco para ti y enumera segundas opciones
  5. Haz un listado de las características que debe tener el barco
  6. Planifica visita al salón y concreta citas con los expositores
  7. Elige el barco vas a comprar y negocia el precio de la embarcación y de los accesorios
  8. Realiza el papeleo
  9. Paga los impuestos
  10. Contrata el seguro obligatorio de responsabilidad civil

Comprar un barco en un salón náutico es una experiencia que te permitirá disfrutar y observar desde cerca las embarcaciones que te interesan. Comprar un barco en un salón náutico es una experiencia que te permitirá disfrutar y observar desde cerca las embarcaciones que te interesan.

Lo que supone tener un barco

Comprar un barco, sea de la eslora que sea, no es algo sencillo y requiere mucha planificación: horas y horas de de investigación previa para reunir el material y la información necesaria para tomar una decisión sobre el barco que queremos comprar e ir acotando opciones. Además, una vez elegido el barco, no podemos olvidar las necesidades y los gastos que vendrán junto con él cuando lo compremos; el amarre, el seguro, la titulación, los permisos y todas las demás cuestiones burocráticas.

El amarre es uno de los factores principales a tener en cuenta en el momento de elegir el barco idóneo. Si ya tienes un amarre, tendrás que asegurarte de que tenga las dimensiones adecuadas para tu barco nuevo. En el caso de no disponer de un amarre, habrá que conseguir uno. La cuestión de los amarres es fundamental en gran parte de las costas españolas, especialmente en las de Mediterráneo donde no sobra mucho espacio.

En un salón náutico, además de encontrar el barco que buscas, también podrás encontrar respuestas y ayuda para algunos de estos problemas, pero es importante que tengas una solución para guardar o amarrar tu barco, y por lo menos conocer costes y opciones ya que en ciertos casos, y si buscas tu primer barco, puede que merezca la pena pensar solo en barcos remolcables, por ejemplo.

Organizar la información

Cuando ya tengas más o menos claro lo que quieres comprar, unas semanas antes de acudir al salón náutico pasa a la siguiente fase del plan: obtén información directa y completa de los modelos que puedan interesarte, de los astilleros, importadores y distribuidores. A todos ellos podrás pedir información, cotización y ofertas especiales que se suelen hacer con ocasión de los principales salones. Buscar en un sitio web de compraventa puede ser de gran ayuda para afinar tus búsquedas. CosasDeBarcos tiene una gran oferta de barcos nuevos y te permite buscar por marca, modelo y rango de precios, entre otros criterios, para que no pierdas tiempo con lo que no cumple tus requisitos. Si te das de alta en el portal, podrás crear tu propio listado de barcos favoritos que podrás tener siempre accesible desde tu ordenador o móvil.

Infórmate sobre las opciones disponibles de cada uno de los modelos de barco que has seleccionado. Las opciones pueden ser variadas y numerosas, e influir de forma decisiva en las cualidades del barco en cuestión, además que en el precio final. De cada uno de los aspectos, como el motor (o motores), las velas en el caso de un velero, la electrónica, los accesorios y los elementos de seguridad, es necesario conocer el precio y saber si forman parte del precio final, puesto que el valor de algunos de estos elementos puede ser considerable.

Lo ideal, si te gustan las hojas de cálculo, es organizar toda la información en un documento para poder comparar mejor los barcos que te interesan, sobre todo porque a nivel de accesorios, electrónica y equipos cada opción puede ser bastante distinta. De esta forma también te será más fácil distinguir entre aspectos esenciales y secundarios e incluso preparar mejor tu visita al salón, ya que podrás comprobar si algunos equipos anunciados son realmente tan interesantes como parece.

También conviene echar un vistazo al mercado de segunda mano en busca de opciones similares al tipo de barco que estamos buscando. Esto nos dará una idea de cómo se cotizan barcos similares ya usados, su depreciación, cuáles son los accesorios necesarios para configurar un conjunto adecuado a nuestras necesidades.

Si ya dispones de un barco que quieres vender, también es el momento de informarte de su valor en el mercado y preparar una estrategia para que el vendedor lo acepte como parte del pago, como se hace de forma usual en el mercado de los coches. Deberemos tener claro el valor de nuestro barco para poder negociar correctamente. Este puede ser un buen vehículo para que el vendedor realice alguna bajada de precio encubierta.

Más información sobre: Cómo vender un barco

Más información sobre: Cómo decidir el precio de venta de un barco

salon nautico Antes de acudir al salón náutico pide información de los modelos que puedan interesarte a los astilleros, importadores y distribuidores.

Antes del salón náutico

Los salones generan un revuelo en las oficinas de los expositores así que es de tu interés contactar los vendedores de los barcos que te interesan con bastante antelación. Háblales de tu interés en visitar un salón, si van a estar presentes, qué novedades van a presentar – algunos concesionarios y expositores anuncian su presencia en los salones en sus sitios web.

Más tarde y a pocos días del salón, deberás concretar citas en los diferentes stands y, si es posible, pruebas en la mar, si es un salón a flote o si el distribuidor dispone de una sede cercana para la prueba. Además, los distribuidores te proporcionarán pases para el evento.

Tener una cita significa que el vendedor te estará esperando y tendrá tiempo para acompañarte durante la visita y de contestar a todas tus preguntas. Esto te permitirá aclarar las dudas y que te acerques a una decisión. No tener cita puede significar que cuando te acerques al stand, los vendedores estén ocupados con otros clientes y que no recibas la misma atención. Sin embargo, si algún barco capta tu atención una vez estés en el Salón, no dejes de visitarlo y si puedes, vuelve en un momento en que puedas hablar con un vendedor con más calma.

En los principales salones a flote, como el Palma Boat Show o el Salón Naútico de Barcelona, la cantidad de barcos y el poco espacio hacen con que las maniobras en puerto sean bastante complicadas. Esto puede, incluso, impedir a muchos barcos salir a navegar así que estas limitaciones y el poco tiempo puede que no te permitan probar los barcos que te interesan. Prepárate para esta posibilidad y, si te es posible, intenta planificar tu visita para que puedas estar disponible en los días siguientes al salón, cuando algunos expositores organizan sus pruebas de barcos.

Siempre es más complejo probar un velero, porque requiere algo de tripulación. En este caso intenta reunir a algunos amigos navegantes para que ayuden ese día, y además, los consejos de los amigos, si son expertos navegantes, siempre son de agradecer y pueden resultar fructíferos.

Durante en el salón náutico

La estrategia para lograr una eficaz visita a un salón náutico se tiene que organizar dependiendo del tiempo que dispongamos. Si se trata de una visita de un solo día habrá que optimizar al máximo la agenda y las prioridades para ser más eficaces.

Si es posible, es de gran utilidad acudir al salón a primera hora, cuando aún no hay demasiados visitantes, para poder realizar una inspección completa de todo lo que nos interese, recoger la información que nos falte y concretar citas. También a primera hora es el mejor momento para probar los barcos, puesto que el personal de los stand está más disponible.

Eso sí, es conveniente que llevemos una carpeta con la documentación que hayamos seleccionado y donde añadiremos la nueva. Si has optado por organizar la información en una hoja de cálculo, no olvides imprimirla y dejar espacio para tus anotaciones. También puedes tener a mano una “chuleta”, donde aparezcan ordenados los barcos seleccionados con sus principales opciones y precios, para tener una referencia durante la visita y para no perdernos si la oferta del salón es muy amplia.

Además, los vendedores de los diferentes expositores apreciarán el hecho de que estés perfectamente documentado, que ya sabes lo que quieres y conoces precios y condiciones y por lo tanto, te tratarán con interés y confianza si quieren realizar la venta.

Un cliente decidido a comprar en un salón es muy valorado por los brókeres, agentes, vendedores e intermediarios de todo tipo. Es importante que los profesionales sepan lo que quieres y puedes comprar. Cuanto más “compitan” por ti, mejores condiciones de calidad, precio y servicio podrás conseguir.

Sin embargo, si todavía no tienes las ideas muy claras, también puedes visitar un salón con el objetivo de preparar una compra que se concretizará en el siguiente salón, dándote un plazo para definir sin prisas lo que necesitas, sobre todo si tienes pensado comprar un barco grande o para travesías.

Puede ser muy útil acudir al salón a primera hora, cuando aún no han llegado muchos visitantes y el personal de los stand está más disponible. Puede ser muy útil acudir al salón a primera hora, cuando aún no han llegado muchos visitantes y el personal de los stand está más disponible.

Negociación y cierre de la compra

Ya con la oferta en la mano, que incluya cotización por todo lo que necesitemos, es el momento de iniciar una negociación para “optimizar” precios y servicios y, además de obtener algún descuento, lograr algún accesorio o complemento que el vendedor decida incluir en el importe total para ganarse al cliente.

También es importante que quede claro cómo realizar el papeleo de la compra, quién se responsabiliza de todo ello y quién lo paga. El seguro, si no está incluido, también se puede contratar en el mismo salón, seguramente con alguna oferta especial. Es importante aprovechar nuestra estancia para completar este trámite.

Cuando se haya materializado la compra ya solamente queda que el barco sea entregado con todos sus elementos y accesorios, cosa que deberemos comprobar a conciencia. Entonces podremos comenzar a navegar y disfrutarlo, ya que llevamos unos cuantos meses con tantas horas en los pantalanes y en internet.