La semirrígida es una embarcación de casco duro, también llamado quilla, y elementos inflables en los lados que funcionan como si fueran cascos exteriores y, sobre todo, como amortiguadores. Aunque al principio la semirrígida se hizo popular como barco militar y de trabajo, hoy en día es un segmento que va creciendo en el mercado de las embarcaciones de recreo por su potencia, estabilidad y adaptabilidad. La semirrígida es un tipo de barco bastante asequible, sobre todo si quieres comprar un modelo más básico, aunque existen modelos cada vez más potentes e incluso elegantes.

Las semirrígidas son embarcaciones muy versátiles. A la hora de comprar una es posible elegir entre una gran cantidad de extras para configurar y personalizar el barco de acuerdo con tu estilo de vida. Si lo que te gusta es pescar, bucear o practicar otros deportes acuáticos, una semirrígida con la cubierta abierta será una buena opción. En cambio, si deseas pasar un tiempo a bordo con la familia y disfrutar del sol durante un crucero de día te será muy útil tener más asientos y un baño.