Comprar veleros de crucero de ocasión en Flevoland

  • 1/51

    Velero de crucero Victoire 1122

    105.000 €

    (IVA incluido)

    • Barco de ocasión validado
    • Flevoland (Holanda (Países Bajos))
    • Año: 1998
    • Eslora: 11,22m.
    • Victoire 1122 11.22 m de Eslora.

  • 1/22

    Velero de crucero Catalina 375

    146.000 €

    (IVA incluido)

    • Barco de ocasión validado
    • Flevoland (Holanda (Países Bajos))
    • Año: 2009
    • Eslora: 11,73m.
    • Catalina 375 11.73 m de Eslora.

  • 1/57

    Velero de crucero Wauquiez Amphitrite 43

    79.051 €

    (IVA incluido)

    • Barco de ocasión validado
    • Flevoland (Holanda (Países Bajos))
    • Año: 1983
    • Eslora: 12,9m.
    • Wauquiez Amphitrite 43 12.9 m de Eslora 1,8 m de Calado.

Guarda tu busqueda y recibe nuevos barcos en tu email

  • Tipo: Veleros de crucero
  • Estado del barco: de ocasión
  • Localización: Flevoland (Holanda (Países Bajos))

Tu aviso se ha creado correctamente.

Puedes cancelar tus avisos cuando quieras. Al presionar el botón aceptas las Condiciones Legales

Los cruceros (cruisers en inglés) son embarcaciones de recreo a vela diseñadas para realizar largas travesías y que por eso que cuentan con cabinas espaciosas para ofrecer la máxima comodidad y un francobordo alto para garantizar más seguridad. Las versiones más modernas están dotadas de armarios y casilleros internos y externos para almacenar alimentos, ropa y todo tipo de equipo. Ofrecen una navegación sencilla, seca y cómoda, sobre todo en condiciones de viento fuerte. A diferencia de los veleros de regata, sacrifican parte de su velocidad en favor de una mayor robustez, estabilidad y resistencia, tienen un precio más accesible y son más fáciles de manejar, incluso por un pequeño grupo de tripulantes.

Bajo cubierta, los cruceros suelen tener el baño, la cocina y una mesa de cartas. La mayoría de estas embarcaciones poseen calefacción y aire acondicionado, generador eléctrico y caldera. En general, ofrecen el mismo equipamiento que los yates más grandes, pero con costes reducidos. Además, no necesitan un equipo de skipper profesionales a bordo para ser gobernados. Normalmente, además de las velas, también tienen un motor en caso de ausencia de viento.