El yate es un barco de recreo de alta gama. El término yate procede de la palabra holandesa "Jacht" que significa "caza" y se refería a los barcos que la Armada de la República Holandesa utilizaba para cazar piratas. Más tarde, la palabra yate fue popularizada por Carlos II de Inglaterra cuando empezó a utilizarse como barco de recreo. La condición de yate no depende tanto de la eslora, sino del uso que se da al barco, o sea fines recreativos. Un yate puede abarcar diferentes embarcaciones de recreo, ya sean de vela o de motor, y no solamente los barcos de lujo. El yate de vela usa la fuerza del viento para impulsarse. Existen diferentes tipos de yates a vela pero todos tienen unas características comunes: tienen un casco, una plataforma y al menos un mástil.

La eslora de un yate suele ser de mínimo 10 metros: por debajo de este tamaño hablaremos de cruceros. La eslora máxima de un yate puede llegar a muchas decenas de metros, como es el caso del superyate a motor Azzam, que mide 180 metros, o del Sailing Yacht A, el velero más grande del mundo que tiene una eslora de 142 metros.